Piden en foro de TEDF acciones contra desigualdad de género

Coinciden políticas, académicas y magistradas electorales en que persisten desigualdades a pesar de avances en equidad de género, por lo que se tienen que realizar acciones para mitigar la brecha.
Archivo Milenio
(Archivo)

Ciudad de México

A pesar de los avances en materia de equidad de género, aún persisten desigualdades que dificultan el acceso de la mujer a los cargos políticos, por lo que se deben realizar acciones y desarrollar herramientas que ayuden a mitigar la brecha, coincidieron políticas, académicas y magistradas electorales.

En el Foro Conmemorativo de los 60 Años del Voto Femenino en México, organizado por el Tribunal Electoral del Distrito Federal (TEDF), el magistrado Darío Velasco, dijo que el voto de la mujer es resultado del movimiento realizado por las sufragistas, quienes buscaron la igualdad en el voto que se cristalizó hasta 1953.

La magistrada Aidé Macedo señaló que si bien el derecho al voto de las mujeres trajo consigo la reivindicación de sus derechos políticos, aún no se ha logrado la igualdad que se pretendía, se informó en un comunicado.

Macedo Baircenas opinó que "es un hecho que en diversas esferas de la vida pública, la participación del género femenino no se ha visto reflejado en una proporción paritaria a la del género masculino. Necesitamos alcanzar aún la igualdad de facto".

Al participar en la Mesa Mujeres en el Poder Judicial, expuso que en México se ha avanzado si se considera que tanto el código electoral local de 1999 como el del 2008, disponían una cuota de género del 70-30 por ciento.

Ahora, anotó, falta alcanzar una paridad total de 50 por ciento, misma que se justifica en la medida en que el sector femenino de la sociedad ocupa el 52 por ciento del padrón electoral.

Asimismo, se pronunció a favor de que los órganos jurisdiccionales introduzcan la perspectiva de género en la interpretación y aplicación de la ley.

"Juzgar con perspectiva de género consiste en llevar a cabo una interpretación normativa que potencialice el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres, sin que ello implique quebrantar los principios de imparcialidad y objetividad", recalcó.

En su turno, Janine Otálora Malassis, magistrada presidenta de la sala regional Distrito Federal del TEPJF, señaló que la ética femenina permite que la impartición de justicia evolucione, pues una juzgadora contribuye a una equidad en el ámbito jurídico y social.

"El anhelo de un orden social equilibrado sólo se obtendrá con una impartición de justicia con perspectiva de género, cuando se logre este equilibrio podremos entonces hablar de un estado de derecho moderno y de una democracia de calidad", concluyó.

Mientras, la senadora Gabriela Cuevas Barrón dijo que los temas de género se van a terminar en la medida en que se entienda "que, en cada una de nosotras, hay un machista adentro; en el momento que podamos cambiarlo, lograremos nuestro empoderamiento".

En su opinión, este no es un tema ni de inteligencia ni de certificación, sino que se trata de hacer cambios culturales "y que todos juguemos en igualdad de circunstancias, y avanzar en la eliminación de cualquier forma de discriminación de las mujeres".

Cuevas anunció que en los próximos días presentará una iniciativa de Reforma para abrir más espacios a las mujeres en el Poder Ejecutivo y en el Poder Judicial, pues "la igualdad demanda no un mismo número de puestos asegurados por decreto en igualdad de género, si no igualdad de oportunidad y derechos para acceder a ella".

Norma Inés Aguilar León, directora del Seminario de Derecho Electoral de la Facultad de Derecho de la UNAM, coincidió en que a pesar de los avances, aún hay desigualdades; por ejemplo, las mujeres indígenas tienen poco acceso a la universidad, por lo que se pronunció a favor de "educar en la igualdad"

"La mujer no se ha quedado inmóvil, quiere sobresalir, pero para lograrlo debemos educar en la igualdad, no sólo a las nuevas generaciones, sino que también hay que reeducar a los adultos", expuso.

Consideró que si no hay educación, las leyes que se legislen a favor de la mujer no podrán llevarse a cabo. El cambio político debe ir de la mano del cambio cultural, señaló la maestra durante su participación en la Mesa Mujeres y Política.

En tanto, Marina Sánchez Lavariega, dirigente nacional de la mujer de la coordinadora nacional del movimiento de mujeres jóvenes del CNOP del PRI, dijo que aunque el género femenino es político por naturaleza, pues tiene la facilidad de negociar; mientras no esté educado, no podrá alcanzar los cargos a los que aspira.

"El sufragio no resuelve las desigualdades. El desafío es que muchas no se auto perciben como sujetas de derecho, por lo que la tarea es desarrollar habilidades que nos permitan tomar decisiones y construir en nuestras comunidades a través de la participación política. Esto, sin duda, garantizará una democracia plural e incluyente", recalcó.

Finalmente, Angélica Juárez, coordinadora de relaciones exteriores del Movimiento Nacional de Mujeres del PRI, dijo que cada país ha tomado al feminismo desde su propia perspectiva, pues éste no es una cuestión homogénea, ya que existen diferencias culturales.

Consideró que "al final del día, el objetivo es el mismo: la participación política, la no subordinación y la toma de decisiones".