Padres: en Guerrero todo voto va al 'narco'

Reprochan al Ejército que estuvo cerca del lugar de la agresión contra los normalistas de Ayotzinapa y no actuó para impedirla.

Ciudad de México

El pueblo de Guerrero no permitirá que se lleven a cabo las elecciones del próximo 7 de junio en la entidad, pues votar es hacerlo por el crimen organizado, aseguraron los padres de familia de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde septiembre pasado.

Durante un mitin en la explanada del Zócalo capitalino, donde confluyeron las diversas marchas y movilizaciones que se realizaron ayer en el Distrito Federal al cumplirse cuatro meses de la desaparición de los 43 estudiantes en Iguala, Felipe de la Cruz, vocero de los padres de familia, consideró que esta consigna no debe ser exclusiva para dicho estado, sino para todo el país que, dijo, está hundido en miseria, pobreza e ignorancia.

"No a las elecciones, porque ningún partido es la solución al problema de México y votar es votar por el crimen organizado y por los mismos políticos desvergonzados, rateros y asesinos.

"Por eso en Guerrero no habrá elecciones aunque el gobernadorcillo y el secretario de Gobernación digan que va a haber; el pueblo se va a encargar de no permitir las votaciones, porque ya no queremos más crímenes ni más desapariciones forzadas", enfatizó.

De la Cruz aseveró que en la entidad va a gobernar el pueblo con las asambleas populares, ya que "es el único que puede sacar adelante al mismo pueblo", por lo que reiteró que todo el país debe pugnar por este modelo.

En tanto, Vidulfo Rosales, abogado de los padres de familia, convocó a una convención popular nacional el próximo 5 de febrero en la Normal Rural de Ayotzinapa, para delinear una "agenda común que nos permita transformar el país".

"A todos los mexicanos que no están organizados pero que estamos conscientes, que luchan hombro con hombro en esta causa, los esperamos en Guerrero para discutir y forjar la unidad nacional de todos los mexicanos en una agenda común que nos permita de una vez por todas transformar el país y luchar contra las instituciones corruptas que para nada sirven ni ayudan a este pueblo", explicó.

Las manifestaciones

Organizadas en cuatro contingentes, decenas de miles de personas participaron en las movilizaciones de ayer, que partieron desde las 10 horas de las estaciones Indios Verdes, Taxqueña, Zaragoza y Auditorio del Metro.

Al encabezar el segundo contingente, que recorrió calzada de Tlalpan, el vocero de los padres de familia sostuvo que el Ejército participó "de manera directa" y "por omisión" en la agresión contra los estudiantes en los hechos del pasado 26 de septiembre en Iguala.

De la Cruz argumentó que de acuerdo con el testimonio de estudiantes sobrevivientes, los militares agredieron a los normalistas que se resguardaron en una clínica cercana.

"Los sacan, los golpean, les quitan sus celulares y les dicen que si eran muy hombrecitos y si eso estaban buscando, pues que le entraran.

"Después por omisión, cuando estaban cerca del hecho, pues el Ejército fue creado para vigilar, primero que nada, la soberanía nacional, y en caso de riesgo tendrían que participar; no para la seguridad en el país, para eso están la Policía Ministerial y los cuerpos policiacos", consideró.

Por lo que aseguró que continuarán pidiendo que se indaguen y se abran nuevas líneas de investigación para "castigar también a los militares y a quienes dieron la orden del cuartel, porque tuvo que salir de ahí".

Ya en el mítin, otro padre de familia reveló que también tienen certeza de que el Ejército es corresponsable de estos hechos, porque militares del 27 Batallón habrían amenazado y atacado a los normalistas, luego de un boteo realizado "semanas antes" del 26 de septiembre.

"Les pusieron la pistola en la cabeza, los patearon y los subieron al autobús cuando ellos iban a botear semanas antes de haber sido acribillados y desaparecidos. Es por ello que estamos convencidos de que el gobierno sabe y los tiene", afirmó.

Advertencia de disidentes

Integrantes de la CNTE advirtieron que como parte de la exigencia de que sean presentados con vida los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, buscarán evitar la construcción del tren interurbano México-Querétaro y la ampliación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Al participar en la marcha que partió de la estación Auditorio del Metro, Juan Melchor, líder de la sección 18 de Michoacán, aseguró que se tiene que frenar la construcción de estas obras, "porque solo sirven para llenar el bolsillo de los empresarios que tienen negocios con el gobierno federal", puntualizó.

Además, en la movilización que partió de la estación Indios Verdes del Metro, miles de inconformes, entre padres de desaparecidos, integrantes de la CNTE de secciones pertenecientes a Chiapas, Veracruz, Jalisco, Estado de México o el DF, descartaron la hipótesis de que los normalistas estén muertos.

"Es una mentira que nuestros hijos están quemados y que fue el crimen organizado quien los mató, porque de ser así, el crimen organizado son ellos, el gobierno", aseguraron los manifestantes.