En "Nuevo Tepito" trabajaban 80 sexoservidoras

Los clientes pagaban 65 pesos por una caguama, de los cuales 25 eran para ellas, además de los 10 que cobraban por bailar, pero su sueldo base era de $100.

México

En las siete piqueras ubicadas en la calle Luis Cervantes, donde estaba el tianguis Nuevo Tepito o Paso Cárcel de Mujeres, en Iztapalapa, operaban 80 trabajadoras sexuales, quienes tenían un sueldo base de 100 pesos diarios, más lo que sacaban por fichar y por las bebidas que les invitaran los clientes.

Debido al número de hombres que acudía a consumir bebidas embriagantes o drogas, es que varias mujeres trabajaban en esos lugares como acompañantes o ejerciendo el sexoservicio, la mayoría de las prostitutas trabajaba con horarios estipulados de ocho horas, según una investigación del Gobierno del Distrito Federal realizada en conjunto con la delegación Iztapalapa.

El informe, previo al operativo de desalojo de 400 puestos semifijos, realizado el jueves pasado, indica que las cantinas eran propiedad de tres o cuatro personas que “se han encargado de rentar y adquirir los predios  y accesorias de la zona, convirtiéndolas en nuevas piqueras”.

El documento del cual MILENIO tiene una copia, da a conocer que las trabajadoras sexuales son de provincia o de colonias con mayor marginación de la misma demarcación.

Jesús Valencia, jefe delegacional en Iztapalapa, señaló que el rescate de esa área, además de ser necesaria por el retiro de los puestos ilegales, también era indispensable para recuperar la vialidad, considerada importante al conectar calzada Ignacio Zaragoza con Ermita Iztapalapa.

Ello permitirá desfogar el tránsito en el retorno de esas vialidades, donde constantemente se hace un nudo vial.

El delegado aseguró que no se dará “marcha atrás con el operativo” y que la recuperación de la calle estará lista en febrero.

El Amazonas, Américas, Azteca y California, sobresalían en la zona, y como el resto operaban sin ningún permiso o medidas de protección civil, pues estaban abiertos las 24 horas.

Las mujeres vestían ropas provocativas, con los que se paseaban por el tianguis en busca de clientes, con la complacencia de los líderes del mercado y con la molestia de vecinos que pasaban por ese lugar con sus hijos.

De los 65 pesos que el cliente pagaba por una caguama, 25 eran para ellas, además de que pagaba 30 por cada vaso de cerveza que la acompañante consumiera y 10 pesos por pieza de baile. Por ingresar una botella de vino, el descorche era de 250 pesos.

Los encargados de las cantinas entregaban a las mujeres fichas por sus servicios, los cuales cobraban al final de la jornada.

Sin embargo, la mayoría de las sexoservidoras mencionaron a los investigadores, encubiertos, que estaban bajo su propia voluntad, lo cual no significa que no se pudiera acreditar el delito de trata de personas, pues los establecimientos se beneficiaban de sus servicios sexuales a terceros.

Por ejemplo, si se deseaba tener contacto sexual, el individuo debía dar una cuota de 50 pesos, y pagar 250 o 300 pesos por el servicio y habitación en algún hotel cercano.

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal ejerció acción penal contra dos sujetos por su probable responsabilidad en el delito de trata de personas, tras ser detenidos en la colonia Santa Martha Acatitla, Iztapalapa, donde se ubicaba el tianguis denominado Nuevo Tepito.

A través de un comunicado precisó que se trata de Luis Hernández Tapia y José Geovanny Cazárez Álvarez, encargado y ayudante de un negocio, quienes fueron capturados en Nuevo Tepito.

A tres días del desalojo en ese sitio, trabajadores de alumbrado público de la delegación Iztapalapa comenzaron este sábado la rehabilitación de seis lámparas que se encuentran en la calle Luis G. Cervantes, entre Zaragoza y Ermita-Iztapalapa.

Las autoridades delegacionales tienen contemplado realizar en una primera etapa una inversión de un millón 200 mil pesos, que incluye la rehabilitación de banquetas, desazolve, reparación de tuberías, entre otros.

“Esencialmente son las demoliciones, vamos a recuperar las banquetas dañadas y son 162 metros lineales de la guarnición y 324 metros cuadrados de banquetas”, dijo Eduardo San Vicente Navarrete, coordinador de Construcción de la delegación Iztapalapa.