Muere bebé que cayó a coladera en Iztacalco

La abuela, quien pide caridad sobre Zaragoza y Canal de Churubusco, comentó que su hija esquivó un vehículo al caminar debajo de la banqueta, cuando la carriola se precipitó a la alcantarilla ...

México

La tragedia rodeó desde su nacimiento a Leonardo Daniel, el bebé de cinco meses que murió ayer al caer accidentalmente en una alcantarilla sin tapa, que permaneció abierta por negligencia de las autoridades sobre el arroyo de calzada Ignacio Zaragoza.

Su madre tuvo problemas de drogadicción, la abuela está en silla de ruedas y pide dinero en la vía pública y su tío trabaja como limpia parabrisas.

Según la versión oficial, a las 13:30 horas, Diana llevaba a su bebé en una carriola que se atoró en la coladera sin tapa en la lateral de calzada Ignacio Zaragoza y Río Churubusco, colonia Agrícola Pantitlán, delegación Iztacalco.

Al tratar de destrabarla, Leonardo Daniel cayó al drenaje. La mujer de 20 años corrió a pedir ayuda a su hermano, Luis Enrique, quien limpia parabrisas en la zona.

"Me metí pero la verdad no pude rescatarlo, no me alcanzó la cuerda a la que me amarraron; no estaba muy profundo, pero había un pasillo muy largo donde el agua corría hacía el pasillo y ya no pude pasar", explicó el tío.

Los bomberos encontraron al bebé, quien fue trasladado al Hospital Pediátrico de Iztacalco, donde murió a las 14:00 horas.

La abuela Rocío, quien pide caridad sobre Zaragoza y Canal de Churubusco, comentó que su hija esquivó un vehículo al caminar debajo de la banqueta, cuando la carriola se precipitó a la alcantarilla destapada.

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal inició la averiguación previa FIZC/IZC1/T3/1325/15 por el delito de homicidio. En un comunicado, señaló que la comparecencia de servidores públicos se debe a que calzada Ignacio Zaragoza es una vía primaria.

Personal especializado de la Subprocuraduría de Atención a Víctimas del Delito y Servicios a la Comunidad proporcionará atención psicológica y legal a los familiares del bebé.

Después del incidente, las autoridades taparon y repararon la alcantarilla.

Sin embargo, la procuraduría capitalina ordenó la comparecencia de servidores públicos del Sistema de Aguas, de Servicios Urbanos y de la Secretaría de Seguridad Pública, en quienes podría recaer alguna responsabilidad de tipo penal.