Movilidad y transporte, importantes para GDF

Pendientes, cambio de microbuses obsoletos y la conclusión de la Línea 5 del MB; de 25 mil taxis solo faltaron de sustituir 3 mil.
Miguel Ángel Mancera al entregar su primer Informe.
Miguel Ángel Mancera al entregar su primer Informe. (Octavio Hoyos/Archivo)

México

En su segundo año de gobierno, la administración capitalina solo logró cambiar 400 microbuses obsoletos por autobuses recientes, cuando la meta eran 2 mil.

Tampoco concretó otro tema de movilidad y transporte que fue la creación de otro corredor del Metrobús, pues incluso la Línea 6 esta detenida.

Una de las metas que estuvo cerca de alcanzar la administración de Miguel Ángel Mancera fue la sustitución de 25 mil taxis, pues se cambiaron 22 mil a través del Programa de Sustitución y Chatarrización.

La Línea 6 estaba prevista para iniciar el 1 de abril, después la fecha se cambió para agosto y aún no inicia.

Aunque los trabajos están parados, las obras tendrán una duración de cerca de ocho meses, por lo que concluirán en el primer semestre de 2015.

Los trabajos son importantes porque van sobre todo el Eje 5 Norte Montevideo y su continuación San Juan de Aragón, en las delegaciones Gustavo A. Madero y Azcapotzalco.

El proyecto es importante para el Gobierno del Distrito Federal porque representa su segunda línea bajo un esquema de calle para todos, en el que se realiza el rescate de espacios públicos, banquetas, instalación de una ciclovía y rampas para personas con discapacidad. La Línea 6 del Metrobús recorrerá 20 kilómetros.

Respecto al tema de los microbuses, el gobierno capitalino se había comprometido a sustituir cerca de 2 mil unidades por año, pero solo ha cambiado 400.

La meta no se alcanzó porque la ahora Secretaría Movilidad no afianzó el proyecto de corredores viales por la falta de apoyos económicos, la disputa por encabezar las rutas y por la falta de financiamiento.

A pesar de que el GDF firmó un acuerdo con Nacional Financiera para lograr el apoyo a los microbuses, la disputa por el control de los corredores por parte de grupos foráneos no ha permitido que éstos inicien.

Por ejemplo, los corredores viales de Palmas y Tlalpan estaban proyectados desde 2012, de acuerdo con estudio del cual MILENIO tiene copia, pero el primero se detuvo pues un grupo de inversionistas foráneos llegó a comprar concesiones y dividió el proyecto.

El de Tlalpan, donde se habían adquirido los autobuses y capacitado a los operadores, no se concretó porque el grupo de transporte Ruano tiene injerencia en el trayecto de Xochimilco a Izazaga, por lo que quiso tener el control, pero éste le correspondía a la Ruta 26.

En ese aspecto, el gobierno no puso fin a las agresiones que sufrieron concesionarios de la Ruta 13 por parte de la 1, que buscó quedarse con el trayecto que va de Taxqueña al Imán.

Otro tema importante de movilidad en esta administración es la Línea 12, sobre todo porque debido a las fallas resultaron afectados cerca de 450 mil usuarios que utilizaban diariamente ese medio de transporte.

Deficiencias, por falta de mantenimiento

El secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Trasporte Colectivo Metro, Fernando Espino, aseguró que las deficiencias en el servicio son por falta de mantenimiento.

En entrevista para MILENIO, el dirigente gremial aseguró que a nueve meses del aumento al costo del boleto los trabajadores no tienen herramientas para trabajar.

Reconoció que el servicio del Metro es deficiente, pero argumentó es por falta de herramientas y materiales, y “así no se puede trabajar”.

“Desafortunadamente el administrador del Metro le da mucha importancia a los errores que posiblemente se cometen por parte de los trabajadores, pero no está atento a todos los problemas que estamos viviendo, sobre todo la falta de herramientas y refacciones para dar un buen mantenimiento a los trenes”.

Añadió que debido a ello los trabajadores han decidido poner carteles en las estaciones señalando que las fallas se deben a la falta de insumos para que el servicio se preste de buena forma y así evitar las agresiones al personal por parte de los usuarios.

“Hay muchas agresiones a mis compañeros conductores y tienen miedo, porque la gente se les echa encima no solamente verbalmente, si no de manera física”, aseguró.

(Elia Castillo/México)