Monreal pide que Teatro Blanquita sea patrimonio cultural del DF

El jefe delegacional en Cuauhtémoc exhortó al jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera a declarar al Teatro Blanquita como Patrimonio Cultural y Artístico de la Ciudad de México.
Los boletos son reembolsables en el lugar en donde se adquirieron, dice un comunicado en el recinto.
(Iván Castañeda)

Ciudad de México

A través de sus redes sociales, el jefe delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal exhortó al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera a declarar al Teatro Blanquita como Patrimonio Cultural y Artístico de la Ciudad de México.

“No se trata únicamente de rescatar un inmueble con valor cultural intrínseco. Se trata también de revitalizar un corredor artístico y una zona de valor turístico natural desde el México del siglo XIX. La zona mencionada inicia en la Plaza de las Tres Culturas, continúa en Garibaldi, se extiende sobre la calle de Donceles y cierra en el Zócalo de la Ciudad de México”, exhortó el funcionario.

Monreal detalló que el Teatro Blanquita, ubicado en el número 16 de Eje Central en la colonia Guerrero, es un teatro que inició como una carpa de lona, que después en 1891 fue nombrado Teatro Circo Orrín, para eventos populares de finales del Porfiriato, y en 1901 se convertiría en el Circo Bell, el cual sería demolido en 1910, al inicio de la Revolución Mexicana.

Destacó que en este foro se presentaron artistas de la categoría de Antonio Espino“Clavillazo”, Dámaso Pérez Prado, Luis Arcaráz, Los Diamantes, María Victoria, Toña la Negra, Celia Cruz, entre otros. Debido a su deterioro es demolido en 1958 por órdenes del entonces regente de la ciudad Ernesto P. Uruchurtu, En su lugar se construyó un nuevo teatro al que se le dio el nombre que actualmente tiene, “Teatro Blanquita”, en honor de Blanca Eva Cervantes, hija de Margo Su y Félix Cervantes, y fue reinaugurado el 27 de agosto de 1960 con la presentación de Libertad Lamarque.

El inmueble tuvo una nueva restauración en el año 1999 y fue reinaugurado en el mes de marzo de ese año con un gran homenaje a los actores de revista que actuaron en su escenario.

“Por la riqueza histórica que representa, sería un error histórico lamentable dejar caer o, peor aún, permitir la desaparición del Teatro que dio vida no sólo a varias generaciones de artistas populares, sino al teatro, al cine y a la música popular mexicana, que tanto unía a las familias mexicanas y que tanta identidad cultural le aportó a nuestro país”, enfatizó el jefe delegacional.