México-Tenochtitlan, su gloria no acabará: León-Portilla

El historiador, profesor emérito de la UNAM y traductor de los textos nahuas recogidos en 'Visión de los vencidos', con esa frase abrió un ciclo de conferencias en el Museo del Templo Mayor.

Ciudad de México

Como en 1985, tras los sismos que lastimaron la Ciudad de México, el historiador Miguel León-Portilla conmovió a su auditorio al evocar un pasaje sobre la fundación de esta urbe expresado aquel entonces en náhuatl:

"Ve ahí donde enterraste el corazón de Copil y vas a ver un águila devorando una serpiente, porque en tanto que dure el mundo, no acabará, no terminará la gloria, la fama de México-Tenochtitlan".

Al abrir el ciclo de conferencias La Plaza Principal, su entorno y su historia, en el Museo del Templo Mayor, el profesor emérito de la UNAM recordó: "Creo que a la gente se le puso la piel chinita, algunos se pusieron de pie y otros empezaron a llorar. Estaba la ciudad medio destruida y a veces, por más que nos esforzamos por dañarla, aquí la tenemos. Qué maravilla".

León-Portilla es uno de los especialistas que de septiembre a diciembre abordarán el devenir del Zócalo, desde la época prehispánica hasta nuestros días.

El traductor de los textos nahuas recogidos en Visión de los vencidos, recordó que el descubrimiento y exploración en 1978 de las ruinas del Templo Mayor de los mexicas —trabajos que estuvieron coordinados por el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma— representaron la confirmación de lo citado en las fuentes históricas y por el también arqueólogo Manuel Gamio, quien en 1914 encontró los primeros vestigios del principal recinto ceremonial de esta civilización.

Miguel León-Portilla dijo que el Templo Mayor era la “encarnación” del mito que señala el dominio del dios Huitzilopochtli sobre sus hermanos, los 400 surianos y su hermana Coyolxauhqui, quienes planeaban matar a su madre, la diosa Coatlicue.

La deidad guerrera, refirió, persiguió a los conspiradores hasta darles muerte en el Cerro de Coatepec, la montaña de la serpiente, donde rodó el cuerpo de Coyolxauhqui, la luna, representación que descubrieron los arqueólogos hace más de 35 años en los cruces de las calles Guatemala y Argentina, en el Centro Histórico, lo que llevó a la excavación de los vestigios del templo doble.

El ciclo La Plaza Principal, su entorno y su historia, continuará el próximo jueves 11 de septiembre, con la participación del profesor Eduardo Matos Moctezuma, en el auditorio que lleva su nombre en el Museo del Templo Mayor, a las 18:00 horas. La entrada es libre.