Rehabilitación de L12 tiene avance de 58%: Mancera

En un recorrido de supervisión en esa línea, el jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, dijo que se mantiene el compromiso de reabirla en noviembre próximo.

Ciudad de México

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, supervisó las obras de rehabilitación en la Línea 12 del Metro, que tienen un avance de 58 por ciento y se mantiene el compromiso de reabrirla en noviembre próximo.

Acompañado del director del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Jorge Gaviño, y del secretario de Obras y Servicios, Edgar Tungüí, afirmó en la estación Olivos que las obras avanzan en tiempo y que a partir de agosto próximo comenzarán las pruebas de trenes modificados sobre las vías. 

"No es un mantenimiento normal, no es un trabajo normal el que se tiene que hacer en esta línea, es un trabajo de alta especialidad, pero los compromisos –eso es muy importante- los compromisos de las compañías ahora sí estarán perfectamente previstos para que la línea no tenga problemas", dijo.

Al momento, la rehabilitación tiene un avance de 58 por ciento y se mantiene el compromiso del gobierno capitalino de reabrir en noviembre próximo la también llamada Línea Dorada. 

En esta zona, se retira el balasto de mala calidad, se coloca y compacta el nuevo y se ajusta la catenaria, que es el cable que permite el paso de energía para que funcionen los trenes.

El balasto es la piedra que se coloca debajo de las vías. Permite que los durmientes se asienten de una manera más estable y transmitir los esfuerzos del tren de una manera más firme.

El balasto que estaba colocado no tenía las capacidades necesarias para aguantar el peso del tren y no daban suficiente soporte.

"Al final de todo esto habrá que hacer una certificación para que pueda funcionar, esto se compone no solamente de mecánicos sino de los elementos técnicos, electromecánicos, de supervisión", dijo.

Una vez que lleguen las fijaciones de los durmientes, provenientes de Reino Unido, aproximadamente en dos semanas, se tendrán los insumos suficientes para atender las curvas menores a 550 metros y habilitar la vía de pruebas.

Operación sin riesgos

En un comunicado, la Secretaría de Obras y Servicios informó que "para avalar que tendremos una operación sin riesgos", la evaluación de calidad para cada uno de los materiales no se limitó a la elección de proveedores, ya que aumentó la verificación durante el proceso de producción, embarque y llegada a los talleres de Tláhuac.

La dependencia precisó que los trabajos se concentran ahora en los 6 kilómetros de tramos rectos y curvas con radio mayor a 550 metros y donde se ha concluido con el retiro de balasto en la vía 1 (Tláhuac a Mixcoac). Ya se trabaja en el retiro de balasto de la vía 2 en el intertramo Olivos-Tezonco.

Las principales acciones que se efectúan son:

–Retiro de balasto de mala calidad (calizo y basáltico).

–Colocación y compactación de nuevo balasto (tipo C4).

–Ajuste de catenaria (El cable que permite el paso de la energía para el funcionamiento de los trenes, se coloca a la altura adecuada para permitir la operación de la línea). El ajuste se realiza con la maquinaria llamada dresina –plataforma especializada- que miden la altura y calibra la distancia.

El pasado 1 de junio concluyeron las labores que no requirieron suministros del extranjero:

–Inspección de 2 mil 204 soldaduras.

–Esmerilado de mil 533 soldaduras.

–Aplicación de 610 soldaduras aluminotérmicas.

La Sobse aseguró que el avance en los trabajos es continuo, no se han presentado retrasos en la fabricación de los insumos ni en la logística para su traslado y llegada a los talleres de Tláhuac. El calendario de entregas se ha respetado sin contratiempos.