CAF pagará parte del mantenimiento a vías en L12

El consejero Jurídico y de Servicios Legales del gobierno capitalino, José Ramón Amieva, explicó que la empresa española espera un peritaje del costo que tendrá ese mantenimiento.
Los gastos por mantenimiento de vías de la Línea 12 del Metro serán cubiertos en parte por la empresa española CAF, informó el consejero Jurídico y de Servicios Legales del gobierno capitalino, José Ramón Amieva.
Los gastos por mantenimiento de vías de la Línea 12 del Metro serán cubiertos en parte por la empresa española CAF, informó el consejero Jurídico y de Servicios Legales del gobierno capitalino, José Ramón Amieva. (Especial)

Ciudad de México

La empresa española CAF envió un escrito al Gobierno del Distrito Federal en el que indica que cubrirá parte de la inversión por el mantenimiento a vías en la Línea 12 del Metro, además de absorber los gastos por los cambios que requieran los trenes para operar sin problema.

El consejero Jurídico y de Servicios Legales del DF, José Ramón Amieva, refirió que en el documento de CAF, empresa que había defendido la compatibilidad de sus trenes con las vías, indica que está en posibilidad de absorber una parte del gasto por el mantenimiento a vías, para que no se presente de nueva cuenta un desgaste ondulatorio.

“Reiteran el poder absorber de manera parcial, de acuerdo a los números que se determinen a través de un peritaje, el costo del mantenimiento en vías, pues el desgaste ondulatorio genera un costo mayor en el mantenimiento y eso estarían dispuestos a absorber, el mantenimiento a vías”, indicó el consejero Jurídico.

“El tema es sobre el mantenimiento a vías, y sobre un porcentaje que se tiene que determinar”.

Dijo que el escrito recibido está firmado por el representante legal de CAF, Maximiliano Zurita, donde se señala que los 30 trenes que están en servicio en la Línea 12 serán sometidos a una serie de adecuaciones técnicas, para que puedan operar sin problema en el tramo cerrado de Tláhuac a Atlalilco.

Las modificaciones se harán conforme a lo indicado por la empresa auditora francesa Systra, y deben contar con autorización del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Para ello se instalará una mesa de seguimiento y elaboración de un plan de trabajo, en la que estará la Secretaría de Obras y encabezará la Contraloría General del Distrito Federal.

Los montos de la inversión necesaria para las vías serán determinados por las secretarías de Obras y de Finanzas, pues actualmente tienen un plan de trabajo de rehabilitación con 883 millones de pesos etiquetados y que incluye la sustitución de rieles.

La empresa CAF, que por primera vez se enfrenta a un problema de compatibilidad del material rodante con las vías, también se comprometió a entregar toda la información financiera del contrato para los trenes.

Con ello, dijo Amieva, se pueda sacar a la luz pública para las instancias de auditoría y a las diferentes comisiones creadas (en la ALDF y la Cámara de Diputados), cuál es el esquema financiero que arrojó el costo de los trenes, como la fijación de la paridad del pago pesos-dólar.

En diciembre de 2009, CAF fue notificada de la asignación del Contrato de Prestación de Servicios de Largo Plazo (PPS) para poner a disposición del STC un lote de 30 trenes férreos para la Línea 12, por un monto de mil 381 millones de dólares.

“La finalidad de todo eso es prestar el transporte de acuerdo con los estándares internacionales”, indicó el funcionario.

Contrato en dólares

El presidente de la Comisión Investigadora de las Fallas de la Línea 12 del Metro en la Asamblea Legislativa, Jorge Gaviño, dijo que es necesario que CAF tenga ya los requerimientos de modificación a los trenes, para hacer los trabajos y saber cuánto va a costar y en cuánto tiempo se hará.

Además, señaló que el STC debe hacer contrataciones para tener el servicio de trenes con otro esquema diferente al de la Línea 12, sin poner el monto en dólares y sin pago fijo, y si es un PPS que el riesgo lo tenga la empresa y que el gobierno no lo pague.

Dijo que CAF obtuvo un PPS en forma, pero no tiene los términos jurídicos adecuados, porque se contrató en dólares y con un valor de más de 16.75 pesos por dólar, a tipo cambiario.

“Qué necesidad se tenía de esos, si se pudo haber pagado en pesos y el valor quedaría congelado, solo con un interés”, señaló el diputado local.