Obras golpean negocios en Masaryk; chefs seducen paladares

Un amplio grupo de los mejores cocineros del país y restaurantes de la zona ofrecen eventos y hasta menús fijos para que el público tenga una comida deliciosa.
Chefs de restaurantes de la zona de Masaryk, en Polanco, seducen paladares para compensar la afectación de los negocios por las obras de remodelación en esa vía.
Chefs de restaurantes de la zona de Masaryk, en Polanco, seducen paladares para compensar la afectación de los negocios por las obras de remodelación en esa vía. (@javallejo)

Ciudad de México

Las obras de remodelación en la avenida Presidente Masaryk han impactado económicamente negocios de la zona, pero también brindan ahora la oportunidad de paladear una comida preparada por uno o más de los chefs que cocinan con la más alta calidad en México, quienes se han unido para que a través de la gastronomía, la gente “viva Polanco”.

Además de una comida preparada por Mikel Alonso, Sonia Arias, Jared Rendón, Alejandro Ruiz, Yerika Muñoz, Jorge Vallejo o Baruch Gómez, entre otros, el público podría disfrutar alimentos preparados por dos o tres de ellos, en los eventos a cuatro manos o seis manos que ya se programan, informó Vallejo.

En una visita a MILENIO con Mikel Alonso y Baruch Gómez, Vallejo dijo que para que la gente retorne a los restaurantes de esa zona de Masaryk, se alistan ya también menús fijos en varios establecimientos, con comidas de tres a cuatro tiempos, donde por 500 pesos, de igual manera se podrán paladear platillos de los mejores chefs.

Se ofrecerá este atractivo en las comidas, previsiblemente a partir de la próxima semana, de lunes a viernes, para que el público pruebe un poco de lo que se hace en cada restaurante, de una manera más económica y “que la gente nos acompañe y viva Polanco”.

Refirió que si bien por las noches la presencia de clientes es aceptable, a la hora de la comida “tenemos la mitad del restaurante vacío algunas veces, y sí, de repente llega a ser un poco frustrante que tú esperas a la gente, y que no llegue”.

Y es que negocios como Jaso, La Enoteca, Astrid y Gastón, Mora Blanca, Casa Biko, Quintonil, Anona y Kaah Siis, entre otros, están cercanos a la zona de obras en Masaryk, a lo largo de tres kilómetros, por lo cual hay gente que tiene temor a encontrarse “un tráfico infernal o que no va a haber lugar donde estacionarse”.

Sin embargo, Vallejo hizo notar que como mucha gente no está yendo a Polanco, “está muy accesible para todos”.

Los chefs saben que las obras se llevarán unos 18 meses y hasta ahora “todos los restaurantes que estamos en Masaryk estamos afectados de alguna u otra manera, y sobre todo teniendo en cuenta que es una comunidad de cocineros, de meseros, de gente que vive en función al movimiento que se da”.

Cada establecimiento tiene que soportar sueldos, en tanto que los meseros viven de las propinas, por lo que todos se ven afectados. De ahí que “hacemos una invitación a que la gente nos siga acompañando para que podamos seguir ahí más adelante”.

Jorge Vallejo destacó “la gran ventaja de que estamos muy unidos como gremio, entonces nos estamos apoyando a manera de eventos colaborativos con ciertos cocineros, ya sea de aquí de la ciudad o de la zona, o trayendo amigos a cocinar con nosotros a nuestros restaurantes, de otras latitudes de la República Mexicana”.

Explicó que es una forma de recibir ayuda también de parte de otros chefs y “dándole a la gente un motivo más para ir, que es tener justamente estas sinergias y estos eventos a cuatro manos o seis manos con otros cocineros, que a lo mejor no podrías tener todos los días por cercanía”, como sería el caso, por ejemplo, de Benito Molina, quien reside en Ensenada, Baja California.

Vallejo refirió que, finalmente, “vivimos de la gente que nos va a visitar a los restaurantes y que consume. Lo único que les pedimos es que se den la oportunidad de regresar a la zona, nosotros estamos ahí para atenderlos al cien por ciento con los brazos abiertos; al final del día es nuestra vocación: servir a la gente”.