Atacan a GDF por recursos de L12 y traban reforma política: Delgado

Tratan de obtener ventajas políticas que no consiguieron en las urnas, afirmó Mario Delgado, presidente de la Comisión del Distrito Federal en el Senado.
Mario Delgado
Mario Delgado

Ciudad de México

El presidente de la Comisión del Distrito Federal en el Senado y ex secretario de Finanzas capitalino, Mario Delgado, advirtió la intención de obtener ventajas políticas que no fueron conseguidas en las urnas, en señalamientos contra el gobierno de la Ciudad de México por los recursos federales asignados a la Línea 12 del Metro, y con las trabas que se ponen a la reforma política del DF.

En entrevista con MILENIO, dijo causarle “desconfianza”  que el encargado de despacho de la Secretaría de la Función Pública, Julián Olivas Ugalde, en su primera aparición pública en el sexenio de Enrique Peña Nieto haya planteado la devolución de 489 millones de pesos asignados a la Línea 12 del Metro, que sí fueron canalizados a ese propósito pero cuya comprobación no satisfizo a la dependencia federal.

A juicio de Delgado, la petición de la Función Pública se hizo “con una fundamentación tan pobre, que todo hace suponer que tiene una motivación política para hacer un señalamiento sobre el gobierno de la ciudad”.

Acerca de los 489 millones de pesos referidos, reafirmó que “no se trata de un boquete de dinero perdido o de dinero que alguien haya robado”, sino que es una interpretación de la Función Pública respecto de un criterio contable presupuestal, que la ciudad registró como gasto financiado por el Fondo Metropolitano.

El senador perredista explicó que dicho fondo tiene un Comité Técnico integrado por funcionarios del Estado de México, de Hidalgo y del DF, así como de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que autoriza los gastos del Fondo Metropolitano.

“Y las reglas de operación señalan que son ellos los que deciden en qué gastar; entonces, hay la autorización del fondo para que la ciudad pudiera ejercer estos recursos en el proyecto de la Línea 12”, expuso.

–¿Aunque se hayan hecho gastos extraordinarios?

–No tiene nada qué ver si es gasto extra o no, porque finalmente es un gasto que se relaciona con la Línea 12 del Metro. Entonces, años después de que esto ocurre, pide (la SFP) que se le devuelva el dinero.

“Ni siquiera hay ningún sustento jurídico para pedir esa devolución. La devolución procede cuando te gastas ese dinero y se termina el ejercicio fiscal; entonces, en caso de que procediera la devolución, debió haber sido justo después del año en que se ejecutó el recurso, y eso fue en 2011”.

Al preguntarle si entonces tenía que presentarse el recurso que el gobierno capitalino llevó ante el Tribunal Fiscal de la Federación, con el propósito de evitar la devolución de ese dinero, Mario Delgado consideró que esto era necesario para aclarar la situación.

–En la Asamblea Legislativa del DF han pedido también su comparecencia en relación con la Línea 12 del Metro…

–Pues hay algunos ahí que todavía no alcanzan a entender cómo está conformado el gobierno de la ciudad y las responsabilidades que señala la Ley Orgánica. Me parece mucha confusión al respecto, pero basta leer la Ley Orgánica de la Administración Pública para saber qué le tocaba a cada quien.

–¿Y en qué avance se encuentra la reforma política del DF?

–Ahorita está la negociación sobre la reforma política. He hablado con los coordinadores parlamentarios para pedirles que parte de la reforma política sea la de la ciudad; entonces, no se puede excluir o no podemos decir que vamos a tener reforma política sin que esté incluido el tema de la ciudad. Estamos exigiendo que de una vez se haga la reforma política y se apruebe en conjunto con lo demás.

–¿Ya está amarrada?

–Es una exigencia que tiene la Comisión del DF, pero evidentemente dependemos de los acuerdos en la Junta de Coordinación Política (del Senado).

–¿Qué le han dicho en los demás partidos?

–Ya sabes: me dicen que sí, pero no me dicen cuándo.

–¿Se está cayendo en un juego perverso…?

–Sí. Siempre. La verdad es que se llenan la boca diciendo que van a darle su autonomía a la ciudad, y al mismo tiempo vemos ejemplos como el de la Función Pública, donde añoran tener algún tipo de control, el tratar de sacar alguna ventaja política que, por supuesto, en las urnas no consiguen.

Por ello, el senador Mario Delgado insistió que se necesita un órgano anticorrupción, que sea autónomo, “porque si no, estamos viendo lo de siempre, que se utiliza la Función Pública con fines políticos”.