Ebrard, con derecho de réplica si lo pide en forma: diputado

El presidente de la comisión especial para la Línea 12 del Metro, Marco Calzada, dijo que ayer no se le pudo dar la palabra al ex jefe de Gobierno porque no estaba en el orden del día.

Ciudad de México

El ex jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, puede asistir a las próximas comparecencias de la comisión especial para el seguimiento de los recursos destinados a la Línea 12 del Metro, cuando lo solicite en forma, aseguró Marco Calzada, presidente de dicha comisión.

En entrevista con Magda González en MILENIO Televisión, Calzada explicó que durante la reunión de la comisión de este domingo, no se le podía dar la palabra a Ebrard porque ya habían un orden del día.

"La cámara tiene un protocolo, el ex jefe de Gobierno lo sabe. Si quiere asistir a la reunión debe presentar un escrito y el señor sólo se presentó y él sabe que no se le puede dar la palabra... Nadie le quita ese derecho como ciudadano, pero ya teníamos un orden del día y él no estaba en el orden del día", dijo el diputado.

Por su parte, Jorge Sotomayor, diputado federal, aseguró que Ebrard se comportó como un "anarco" al irrumpir en la sesión de la comisión investigadora de la L12.

"Ellos (Ebrard y Mario Delgado) fueron a la comisión como anarcos y después denunciaron que no se les daba derecho de réplica, eso es mentira", dijo entrevista con Magda González.

Negó que el reporte que señala a Ebrard como presunto responsables de las fallas en la Línea Dorada sea un revanchismo político, como los perredistas han acusado.

"Siempre que he escuchado a Ebarard y Delgado referirse sobre la Línea 12 nunca he escuchado un argumento técnico siempre dicen que es por un revanchismo político; dicen que con eso queremos acallar el tema Ayotzinapa, las casas de Higa, pero lo que no es justo es que se le diga eso a medio millón de personas que no puede usar la Línea 12".

Este domingo, la comisión especial para el seguimiento de los recursos federales destinados a la Línea 12 del Metro aprobó el primer informe sobre las fallas del proyecto, con un señalamiento directo a Marcelo Ebrard, como presunto responsable de las irregularidades.