Contraloría del DF indagará venta de casa de Ebrard

La devolución del inmueble de Rio de Janeiro 46 careció de la aprobación del Subcomite y el Comité de Patrimonio Inmobiliario y es difícil restituirlo al GDF, dijo el oficial mayor capitalino.
Las irregularidades en la compra-venta de la casa en Plaza Río de Janeiro 46, que hoy habita el ex jefe de Gobierno capitalino Marcelo Ebrard, serán investigadas por la Contraloría Gneral del DF.
Las irregularidades en la compra-venta de la casa en Plaza Río de Janeiro 46, que hoy habita el ex jefe de Gobierno capitalino Marcelo Ebrard, serán investigadas por la Contraloría Gneral del DF. (Tomada de Facebook /MarceloEbrardC)

Ciudad de México

El oficial mayor del Distrito Federal, Jorge Silva Morales, dijo que al dar vista a la Contraloría General capitalina sobre el predio de Río de Janeiro 46, que habita el ex jefe de Gobierno Marcelo Ebrard y que era propiedad del gobierno, se pretende que se investigue y se determinen posibles sanciones por responsabilidades de servidores públicos.

Lo anterior, debido a que se encontraron irregularidades en la compra-venta de ese inmueble, cuya devolución se hizo "sin contar con la aprobación del Subcomité y del Comité de Patrimonio Inmobiliario", expuso el funcionario en conferencia de prensa, sobre la información que había adelantado MILENIO.

Explicó que se trata básicamente del "procedimiento administrativo que, en su momento, la propia Contraloría determinará con base en el análisis de los documentos que ya obran en poder de la Oficialía Mayor, de Patrimonio Inmobiliario".

Aseguró que se cuenta con el convenio de terminación hasta el contrato inicial de compra-venta, los permisos administrativos temporales revocables y la Contraloría será la que lleve el análisis y el procedimiento, "y obviamente las acciones que se determinen estarán a cargo de la Contraloría General”.

Silva Morales dejó en claro que no existe ninguna posibilidad de que la administración local recupere el inmueble, pues a través de un convenio se ordenó restituir este predio al propietario original, mientras que el GDF aceptó el pago que se calculó para restituir los importes iniciales.

Dijo que por ello ese inmueble está bajo otra propiedad "y que prácticamente, así lo consideramos, de pleno derecho ha causado una ejecutoria y sobre la cual es prácticamente difícil que se pueda restituir al gobierno”.

De acuerdo con las conclusiones que presentó luego de la investigación ordenada por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, publicada por MILENIO, dijo que existió compra-venta perfecta y obligatoria y el GDF realizó actos de dominio sobre el inmueble.

Agregó que la terminación del contrato de compra-venta y la devolución del inmueble se realizó sin observar la normatividad.

Y en relación al convenio de terminación, dijo que “adoleció del procedimiento administrativo previsto en la Ley de Régimen Patrimonial y del Servicio Público, así como en las bases de organización y funcionamiento del Comité de Patrimonio Inmobiliario".

En consecuencia, dijo, “la devolución del inmueble se hizo sin contar con la aprobación del Subcomité y del Comité de Patrimonio Inmobiliario”.

El oficial mayor del DF refirió que durante 24 años, el entonces Departamento del DF y después Gobierno del DF tuvo en propiedad el inmueble y ejerció sobre éste actos de dominio de pleno derecho, como fue el otorgamiento a terceros del uso y aprovechamiento del inmueble.