Mancera regaña a los senadores de izquierda

PRI, PAN y PRD se achacan la responsabilidad de que no se haya dado autonomía a la ciudad; faltó voluntad política, señala Barbosa.
Hiram Almeida, nuevo titular de la SSP, y el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera.
Hiram Almeida, nuevo titular de la SSP, y el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera. (Nelly Salas)

México

El jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, reprochó a los representantes de la izquierda en el Senado que no se desahogara la reforma política y la desvinculación del salario mínimo en el periodo ordinario de sesiones que concluyó el lunes pasado.

En conferencia de prensa, afirmó que los planteamientos hechos por su administración deben tener un impulso decidido de la izquierda, y "no debe quedar ninguna duda" de que lo están apoyando.

"Reitero el llamado al grupo de la izquierda en el Senado, reitero el llamado, tanto para la reforma política de la ciudad como para impulsar de manera decidida el tema del salario mínimo. Me parece que si el impulso del salario mínimo no estuviera en la agenda de la izquierda de este país, estaríamos equivocando el rumbo", puntualizó en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento.

El Ejecutivo local calificó como lamentable y doloroso que no fueran aprobadas las reformas, pero sobre todo la de los minisalarios, porque repercute directamente en el ingreso de los trabajadores menos calificados del país.

Subrayó que el tema del salario no se puede entender como la derrota de un partido ni como la pérdida de una bandera, porque es un asunto del país. Por tanto, aseguró que su gobierno continuará dando la batalla
para conseguir ambos objetivos.

"No nos desaniman de ninguna manera los dos temas, más allá de los intereses políticos y más allá de las luchas que se puedan dar entre los propios grupos que representan o dicen representar los intereses de la sociedad y de la Ciudad de México", puntualizó.

La bancada del PAN en el Senado reventó el quórum en el último día de sesiones y evitó que quedara votada la autonomía de la ciudad, así como la desvinculación del salario.

Acción Nacional mostró resistencia respecto a la integración de una Asamblea Constituyente que legisle una constitución local, así como las facultades que tendrían las alcaldías que sustituirán a las 16 delegaciones.

A pesar de ello, Mancera únicamente se refirió a los representantes de la izquierda y dijo que no habría ningún extrañamiento contra Acción Nacional o el PRI.

Dijo que buscará a los coordinadores parlamentarios para conocer cuáles fueron las razones para no votar ninguna de las dos iniciativas, y aseguró que esta situación no lo desanima sino que le da más argumentos para seguir insistiendo.

"Porque hoy por hoy no estamos partiendo de cero, tenemos una reforma aprobada por la Cámara de Diputados, prácticamente de manera unánime; tenemos ya un avance en comisiones, sustancial, estoy hablando del salario mínimo.

"Y lo mismo en la reforma política, tenemos una reforma que se aprueba en comisiones y que en esta primera lectura que había sido aprobada, queda pendiente el paso final", destacó.

Respecto al aumento del salario que propondrá la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, Mancera dijo que no ve un planteamiento diferente al que se ha hecho en los últimos años, porque "se estuvo trabajando para esto, para demorarlo, y ahí está".

Acusaciones

Las bancadas de PRI, PAN y PRD en el Senado cruzaron ayer acusaciones sobre la responsabilidad de que no se haya aprobado la reforma capitalina en el periodo recién concluido, al coincidir los coordinadores Emilio Gamboa y Miguel Barbosa en que el tema se atoró por la insistencia de Acción Nacional para darle a las alcaldías un paquete de atribuciones.

A su vez, las panistas Mariana Gómez y Gabriela Cuevas rechazaron que su bancada sea responsable de reventar la sesión, al sostener que el PAN "determinó no acompañar la votación de las reformas política y la de los salarios mínimos, pues se incumplieron acuerdos tomados y votados la víspera al dictaminar en comisiones".

En conferencia, Barbosa consideró que si la reforma no salió, se debió a la falta de voluntad y cálculos políticos de PRI y PAN.

En tanto, la dirigencia del PRD en el DF calificó de mezquina la actitud de PAN.

El presidente del partido en el DF, Raúl Flores, acusó al grupo parlamentario de AN en el Senado de actuar con cálculos políticos y con el interés de afectar electoralmente a los perredistas en las elecciones de junio próximo.

El perredista aseguró que las dirigencias nacional y local del PAN pagarán el costo político.