Mancera: 'piperos' causaron los disturbios en Ameyalco

Los trabajos para ampliar una red del Cutzamala son para el "beneficio de 20 mil personas"; habitantes de San Bartolo amagan con destruir el próximo domingo las obras realizadas.

México

El jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, y funcionarios de la delegación Álvaro Obregón acusan a las familias Zumaya y Perea, originarias de San Bartolo Ameyalco, de controlar el negocio de la distribución del agua en esa zona a través de 40 pipas, que venden entre mil 200 y mil 800 pesos, dependiendo la distancia, donde se está metiendo una red de agua potable.

De acuerdo con las autoridades, entre ambas familias realizan en promedio 100 viajes diarios, lo que al mes les representa ganancias de entre 3 millones 600 mil a 5 millones 400 mil pesos, con un negocio que creció en los últimos 20 años por el desabasto de agua potable en San Bartolo, aunque ahora se llevará en una red del Sistema Cutzamala.

Sin embargo, ese negocio ya no será redituable, porque la red ayudará a que los vecinos cuenten con un sistema de distribución, y ya no pagarán por el líquido a los piperos.

Los dueños de las pipas están identificados como Emilio Perea y Bruno Zumaya, los cuales abastecen sus carros tanque de un manantial ubicado en San Bartolo Ameyalco.

Los vehículos de Perea operan bajo la razón social Ojo de Agua, y despachan desde Francisco I. Madero 46-B; mientras que los de Zumaya solo cargan en el manantial y de ahí se distribuyen a colonias que solicitan el servicio.

En entrevista para MILENIO Televisión con Néstor Ojeda, el jefe delegacional, Leonel Luna, confirmó que las obras van a permitir un beneficio colectivo y el grupo que se opuso a los trabajos y que protagonizó la trifulca representa intereses de los de los dueños de pipas.

"Suponemos que justamente con la introducción de la red de agua potable los vecinos ya no tendrán que estar pidiendo pipas a particulares, por lo que dejarían de recibir los ingresos económicos por ese servicio", señaló el funcionario.

En tanto, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Mancera, dijo que la problemática de fondo en San Bartolo Ameyalco —donde el pasado miércoles se enfrentaron vecinos y policías— se dio por los piperos de la zona.

"Atendimos a lo que fue una petición del jefe delegacional. Tenemos un compromiso con el tema del agua y la verdad se evita tener miles de puntos de venta de pipas. Creo que el jefe delegacional estará informando en breve el alcance a nivel poblacional que se tiene", expresó.

Para los trabajos hidráulicos, las autoridades delegacionales destinaron una inversión de 30 millones de pesos.

Defienden obras y operativo

Con los trabajos para introducir una red de agua potable del Sistema Cutzamala se pretende beneficiar a 20 mil personas, que tenían agua a través de la compra de pipas.

El jefe delegacional indicó que en el proyecto los vecinos no fueron relegados, pues durante año y medio se mantuvieron pláticas sobre las bondades de la obra.

Mancera comentó que la población sabía que se iban a realizar estos trabajo, por lo que no había razón para que se dieran las agresiones contra la policía.

"Nosotros lo que hicimos fue beneficiar a 20 mil personas, conectar con este tramo de 250 metros para que puedan tener agua directa en sus llaves, sin que se tenga que trabajar con pipas", agregó.

Además, el mandatario local defendió el operativo de seguridad al asegurar que no se justificó la agresión a los uniformados.

Dijo que hubo pláticas con los vecinos y de acuerdo con el reporte de Seguridad Pública, hubo dos agentes de Tránsito que "estaban siendo separados —digamos— del contingente en un área distante, y en el momento en que la policía quiso acercarse para recuperar a estos dos compañeros se generó el enfrentamiento".

Mancera agregó que la Procuraduría General de Justicia del DF realiza una investigación por los hechos de violencia y para ubicar a los responsables.

Ayer, personal de la demarcación y del Sistema de Aguas de la Ciudad de México concluyeron los trabajos, por lo que de la zona fueron retirados los mil 500 policías que se encargaron de resguardarla.

La Secretaría de Gobierno del DF informó que de acuerdo con el reporte de la delegación Álvaro Obregón, ayer, aproximadamente a las 4:30 horas, concluyeron los trabajos que originaron el operativo realizado el miércoles pasado, por lo que fueron retirados los servidores públicos de las diferentes instancias que participaron

Amagan con más protestas

Habitantes de San Bartolo Ameyalco que se oponen al proyecto de red de agua potable, amagaron con destruir el próximo domingo las obras que el Sistema de Aguas de la Ciudad México y la demarcación realizaron.

Durante una asamblea realizada en la plaza principal del pueblo, los colonos acordaron que desde ayer no reconocerán a las autoridades de la demarcación y en particular a su titular, Leonel Luna.

"La máxima autoridad del pueblo es la asamblea. Nadie, ni un colectivo, ninguna asociación, nadie representa al pueblo de San Bartolo Ameyalco, la asamblea es el pueblo", dijo a través de un altavoz una de las líderes.

Los pobladores también acordaron solicitar que "una autoridad competente" envíe a una comisión que les explique detalladamente el proyecto, pues en caso contrario insistieron en que no permitirán que se ponga en operación la red hidráulica.

"Queremos saber exactamente a cuántos centímetros, a cuántos milímetros, de cuánto es el flujo de agua, de dónde viene, a dónde va, cosa que nunca han dicho al pueblo de San Bartolo Ameyalco", señaló la mujer.

Además, determinaron resguardar la zona y no permitir el ingreso a persona ajena ni a autoridad alguna hasta que se resuelva la explicación del proyecto, al tiempo que acordaron seguir con las reuniones.

Durante la reunión, realizaron un listado de las personas que resultaron heridas en la trifulca, así como de las afectaciones materiales y de los posibles desaparecidos.

Silvia Zumaya, una de las líderes vecinales que se oponen al proyecto, se deslindó de los piperos.

En tanto, el presidente del PRD en el Distrito Federal, Raúl Flores, dijo que los piperos al ver afectados los intereses económicos creados con la venta histórica del líquido, propagaron entre la población el rumor de que el gobierno estaba realizando obras hidráulicas para trasladar el suministro a la zona residencial de Santa Fe, cuando en realidad se trata de una inversión millonaria para ofrecer agua de calidad y de forma gratuita a los habitantes de Álvaro Obregón.

Con información de: José Antonio Belmont y Elia Castillo

Cuatro siguen internados

La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal informó que luego del enfrentamiento del pasado miércoles con habitantes de San Bartolo Ameyalco, cinco policías tuvieron que ser ingresados al Hospital Mocel por las lesiones sufridas.

La dependencia capitalina detalló que ayer uno de los uniformados, Javier de la Vega Servin, ya abandonó el nosocomio, mientras que Eduardo Daniel Martínez Martínez y dos mujeres más permanecen en terapia intermedia.

En tanto, José Vázquez Ugalde es quien, de acuerdo con el parte médico, tiene el estado de salud más crítico y se encuentra en terapia intensiva.

Los cinco uniformados fueron parte de los 101 lesionados, de los cuales 69 fueron atendidos en el sitio y 32 requirieron hospitalización, de los que 27 fueron dados de alta enseguida y el resto con los resultados mencionados.

El operativo desplegado por la coporación policiaca fue retirado ayer por la mañana. José Antonio Belmont/México