Mancera: tuve un paro cardiaco y me reanimaron

Dice que en una semana estaré despachando: Regresaré remasterizado y con la misma energía al gobierno y al deporte.
El jefe de Gobierno afirma que el médico tuvo en sus manos, literalmente, su corazón.
El jefe de Gobierno afirma que el médico tuvo en sus manos, literalmente, su corazón. (Octavio Hoyos)

Ciudad de México

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, pasó unos minutos sin ritmo cardiaco, hasta que intervino un equipo de emergencia que estaba listo por si se presentaba algún imprevisto durante la operación por una arritmia a la que fue sometido.

Mancera indicó que tuvo un paro, pero los equipos del hospital lo mantuvieron y regresaron.

"Digamos que el corazón sí entró en paro", afirmó el mandatario en entrevista para Radio Fórmula, con Joaquín López-Dóriga.

Mancera no supo lo que ocurrió en el quirófano, pues despertó cinco horas después de su operación, que no fue solo por una arritmia, sino a corazón abierto porque se complicó, luego de que tuvo una perforación.

"(Cuando desperté) empecé pues a notar que no estaba como se suponía que tenía que estar", dijo.

El mandatario local había acudido al hospital para una operación menor, que no le causaba molestia, pero que resultó ser benigna.

Dicha operación y junto con la recuperación no debía tardar más de dos horas. Pero se presentó una perforación y con ello una hemorragia: Mancera estaba desangrándose.

Fue entonces que entró el equipo de emergencia que estaba listo. Mancera cambió de faceta, de una simple operación a una a corazón abierto.

"Es una manipulación directa realmente, pues Carlos Riera (doctor de Mancera) tuvo mi corazón en sus manos; había que reanimarlo porque estuvo en paro cerca de ocho minutos y tienen que darte la fibrilación.

"Todo esto que vemos, a veces en las películas o en las series, estas descargas para que reaccione todo tu sistema, un par de estas descargas y un masaje cardiaco directo al corazón, fue lo que restableció tu función", afirmó Mancera.

Después de su operación, el jefe de Gobierno ya no está tomando analgésicos, pero mantiene sus cuidados y cumple con las instrucciones de los médicos.

En entrevista con Carlos Zúñiga, para Milenio Televisión, indicó que su incorporación total a la titularidad de la administración capitalina se hará de manera paulatina.

No obstante, prevé que pueda regresar de manera total la próxima semana, aunque su condición no demandará cuidados especiales.

Regresaré remasterizado y realizaré mis actividades como jefe de Gobierno y las deportivas con la misma intensidad con que lo hacía de manera cotidiana, advirtió el mandatario capitalino.

"Lo que sí me dijeron es no estar de lleno, hasta en tanto no tengamos ya la autorización", lo cual sucederá "máximo esta semana, no nos vamos a llevar más".

De acuerdo con el mandatario, "debe ser una reincorporación paulatina, que debe ser gradual; empezar a atender asuntos de agenda".

Cabe recordar que aún "está presente la fractura" de esternón, la cual fue necesaria para la cirugía, por lo que debe mantener ciertos cuidados.

También Mancera descartó demandar una posible negligencia médica, asegurando que "afortunadamente teníamos todo el equipo de respaldo".