Mancera: ni parálisis ni zonas mediocres en el DF

Respecto a la seguridad, dice que las alertas no indican que la delincuencia tenga acosada la capital del país, “no es propia de la ciudad, es externa”.
El mandatario capitalino encabezó por la mañana la ceremonia del Grito de Independencia en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento.
El mandatario capitalino encabezó por la mañana la ceremonia del Grito de Independencia en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento. (Héctor Téllez)

Ciudad de México

Miguel Ángel Mancera advirtió que las obras que tiene en marcha el gobierno capitalino no se detendrán por las protestas de activistas de Morena. "Habrá que hablar, explicar y dialogar, pero tampoco se puede condenar a la Ciudad de México a estar paralizada o a tener zonas mediocres".

Mancera respondió así a pregunta expresa de MILENIO sobre los ataques de que son objeto por parte de activistas de Morena, por las obras que tiene en marcha su gobierno: "Sería una mezquindad que se detuvieran, así como los programas sociales", remarcó.

Enfatizó que las obras que tenga que hacer la ciudad, las que sean necesarias, se harán, porque son obligadas para el desarrollo de una urbe donde hay 9 millones de habitantes y más de 11 millones que llegan a diario.

Previo a la ceremonia del Grito de Independencia, el mandatario capitalino aclaró que no le preocupa Morena.

Ese partido, dijo, "es una realidad política, pues en las pasadas elecciones se dio una fragmentación de las izquierdas y el gobierno de la ciudad debe hablar con todas esas fuerzas para poder construir.

"Podemos seguir trabajando perfectamente esta ciudad, debemos seguirla trabajando, como todo el trabajo social que se tiene, y Morena es una nueva fuerza política que tiene sus objetivos claros, pero el gobierno también tiene sus objetivos muy claros".

En entrevista realizada en el salón Miguel Hidalgo, aledaño a su oficina, Mancera abordó también el tema de la seguridad.

Dijo que la Ciudad de México no está acosada por el crimen organizado, "lo que tenemos es una presión de la delincuencia que no es propia del DF, es externa", señaló el jefe de Gobierno.

Habló de los esquemas de seguridad en relación con los últimos hechos violentos en la capital, incluido el de la colonia Narvarte; "es cuando se prenden los focos rojos y la percepción supera las estadísticas", admitió.

Incluso, esas alertas no indican que la delincuencia tenga acosada la Ciudad de México, "no se ve así", porque hay diversión en las noches, eventos internacionales, ocupación hotelera, "pero hay delincuentes externos".

Al respecto, aseguró que han disminuido los delitos de alto impacto y el robo de vehículo ha tenido la cifra histórica más baja de los últimos tres años.

Pero, admitió, "hay un robo que le preocupa a la policía, el de transeúnte, no en toda la ciudad, pero sí en algunas zonas".

No es un hecho aislado, desconocido, que "tenemos una presión de la delincuencia que no es propia de la ciudad, y qué tenemos que hacer: blindar la capital del país.

"No perdamos de vista algo, cuando iniciamos la administración había 42 mil presos y con el nuevo sistema de enjuiciamiento penal, tenemos 36 mil. Eso no da entre 6 mil y 7 mil personas en la calle que antes estaban en reclusión y eso nos causa un efecto".

Es decir, la ciudad tiene que trabajar no para hacer una contención, sino una prevención.

Sobre su informe que presentará este jueves en la Asamblea Legislativa, señaló que rendirá las cuentas a los capitalinos no solo en el aspecto financiero, sino del avance propio de la Ciudad de México, cómo está catalogada, posicionada y cómo ha establecido sus relaciones.

Sostuvo que el DF se ha posicionado en temas importantes como competitividad, movilidad y desarrollo social, "pues se trabaja para 20 millones de personas".

Sufrimiento político

Mancera comentó que la peor crisis que vivió fue el plantón de los maestros en el Zócalo, que se retiró en septiembre de 2013, con apoyo de la Policía Federal.

Añadió que el tema de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y su plantón tuvo una repercusión negativa en el DF.

"El movimiento de los maestros fue mucho más fuerte que el plantón en Reforma, y se está superando (esa crisis), al final de cuentas se mostró que lo que se hizo era lo correcto", expuso el jefe de Gobierno.

"El desgaste político estuvo presente desde los maestros, la Línea 12, temas muy complejos, incluso la forma de entender el nuevo Hoy no Circula. Estoy bien y siento que vamos a tener buenas noticias".

Los desaciertos

Por primera vez, Mancera habló de los movimientos que realizó en julio pasado, y dijo que fueron por desaciertos que tuvieron funcionarios como Rufino León Tovar, Joel Ortega y Hegel Cortés.

Resaltó que tuvieron "desaciertos en su ejercicio, hubo servidores públicos que se equivocaron y a quienes separamos del cargo, y a algunos otros que había que renovar o reubicar".