Asambleístas piden actuar contra trabajo infantil

La Asamblea Legislativa pidió a las dependencias de las Ciudad de México realizar acciones más eficaces para frenar y prevenir el trabajo y explotación infantil.
El gobierno capitalino diseña un plan de rescate para dar educación, alimentación y esparcimiento a menores que son explotados laboralmente en instalaciones del Metro.
El gobierno capitalino diseña un plan de rescate para dar educación, alimentación y esparcimiento a menores que son explotados laboralmente. (Cuartoscuro-Archivo)

Ciudad de México

Los diputados en la Asamblea Legislativa aprobaron que en la ciudad se realicen mejores y más eficaces acciones para prevenir, evitar y castigar la explotación y el trabajo infantil.

El exhorto, aprobado por la Diputación Permanente de la Asamblea Legislativa, es para los titulares de las secretarías de Seguridad Pública (SSPDF) y de Desarrollo Social (Sedeso); de la Procuraduría General de Justicia (PGJDF) y de la Comisión de Derechos Humanos (CDHDF), todas de la Ciudad de México.

La diputada Elizabeth Mateos, presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la Asamblea Legislativa, indicó que es necesario reforzar los operativos de vigilancia, supervisión y de aseguramiento de personas que ejerzan algún tipo de explotación de menores de edad en situación de calle.

"La niñez es la etapa más noble de la vida y, por tanto, debe ser la más feliz; sin embargo, la pobreza y la marginación orilla a muchos menores a ganarse la vida trabajando. Esta situación nos obliga a tomar medidas eficaces para erradicar y castigar cualquier abuso que perjudique su desarrollo", dijo Mateos.

Datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social indican que en México uno de cada seis menores, de entre seis y 14 años de edad, está en condiciones de pobreza; más de dos millones 500 mil son explotados laboralmente en condiciones equiparables a la esclavitud y de ellos, cerca de un millón no asiste a la escuela.

En la Ciudad de México la tasa de ocupación de niñas, niños y adolescentes, entre cinco y 17 años de edad, es de 5 por ciento, lo que equivale a 85 mil 736 menores que trabajan, de los cuales 28 mil 225 no va a la escuela; más de 52 mil son obligados por adultos a realizar actividades que atentan contra su integridad, como trabajos forzados, además de ser víctimas de explotación laboral y sexual.

En su discurso, la diputada pidió al titular de la Procuraduría capitalina, Rodolfo Ríos, que en el marco de sus competencias, brinde prioridad a cualquier expediente de investigación relacionada con la explotación de menores.

También solicitó al titular de la Sedeso, José Ramón Amieva, que proporcione un informe acerca de las acciones focalizadas, padrones y número de beneficiarios de los programas orientados al desarrollo de la niñez, con el fin de evitar que por cuestiones de pobreza se vean limitados sus derechos constitucionales como la satisfacción de necesidades básicas.

"Como representantes populares debemos garantizar a las niñas y los niños su derecho a la vida, a crecer en condiciones óptimas, saber quiénes son sus padres, tener nombre y apellido; a la educación, alimentación, acceso a servicios de salud y seguridad; a expresarse, opinar, obtener información y participar en toma de decisiones que les afectan", dijo Mateos.

En el punto de acuerdo presentado el pasado 15 de octubre por la diputada Eva Eloisa Lescas Hernández, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), también se solicita a la CDHDF enviar un informe sobre la situación de niñas y niños en condición de calle o que laboren en la Ciudad de México.