Llevan música a los reos como terapia

La mayoría tiene esquizofrenia, ansiedad o deficiencia mental, reportan autoridades.
Los internos cantan y bailan.
Los internos cantan y bailan. (Especial)

Ciudad de México

A las terapias con bicicletas y conejos que tienen los reos inimputables del Centro Varonil de Reinserción Psicosocial (Cevarepsi) se suma la música de los viernes cuando los internos salen al patio a cantar y bailar.

Ahí está Abraham, Ricardo, Tomás o Cristóbal. Ellos no tienen conciencia de por qué están ahí, solo saben que sus recuerdos están lejanos, que su familia los abandonó y su estancia en prisión es consecuencia de "algo que hicieron indebidamente".

Su padecimiento mental en más de 80 por ciento es consecuencia de su adicción a las drogas antes de ser detenidos, resaltan los informes de la Subsecretaría de Sistema Penitenciario del DF.

El nuevo programa de atención terapéutica diseñada por los psicólogos y psiquiatras del Cevarepsi contempla la música, en especial el karaoke.

El fin de semana comienza con actividades lúdicas, deportivas y artísticas. Con el uniforme en color beis salen a paso lento a las áreas abiertas para tomar el micrófono y cantar palabras que apenas balbucen.

Las tardes de karaoke son esperadas, no hay miedo ni vergüenza, por el contrario, la disposición de los llamados interno-pacientes sorprende a las autoridades penitenciarias.

Ana Lilia Lara Ramírez, jefa de Actividades Culturales del Cevarpsi, toma el micrófono y comienza a cantar ritmos más movidos y alegres.

Entonces los internos se abarrotan en el patio y entre risas y aplausos ellos forman parejas para bailar o hacer coreografías, e incluso los custodios motivan a los internos con problemas motrices a intentar bailar, hasta que lo consiguen.

De acuerdo con su perfil, la mayoría presenta problemas de esquizofrenia, ansiedad o deficiencia mental, enfermedades que deben ser atendidas incluso con medicamentos controlados.