Por incompatibilidad de trenes y rieles, las fallas en L12

De acuerdo con el informe final de la empresa Systra, el origen del desgaste ondulatorio es por un problema de incompatibilidad a nivel de la interfaz riel/rueda.
De las 20 estaciones de la Línea Dorada, solo operan nueve.
De las 20 estaciones de la Línea Dorada, solo operan nueve. (Octavio Hoyos)

Ciudad de México

La incompatibilidad entre los trenes férreos españoles y los rieles franceses y polacos de la Línea 12 del Metro, así como un mal trazo en el diseño de las curvas menores a 350 metros, son las causas del desgaste ondulatorio, de acuerdo con el reporte final de la empresa Systra sobre las fallas que llevaron al cierre parcial de la Línea Dorada.

El informe de 160 hojas, del que Milenio tiene una copia, detalla que entre los elementos que causaron el desgaste ondulatorio también está el balasto.

"El origen del problema no parece ser un defecto de materiales, excepto el balasto, sino un problema muy delicado de compatibilidad a nivel de la interfaz, riel/rueda, donde se tiene un riel que responde al estándar Arema y una rueda fabricada bajo estándares europeos", se lee en el documento.

El informe de Systra también indica que uno de los factores que agravó el desgaste ondulatorio fue que la velocidad no se mantuvo igual, sobre todo en el tramo de curvas. Además, señala que el reemplazo masivo de los durmientes ha tenido efectos como que el desgaste sea mayor.

Como parte de su diagnóstico, esta compañía auditora especialista en líneas férreas dio recomendaciones a corto y largo plazo, que la Secretaría de Obras y Servicios del DF deberá aplicar para la rehabilitación y puesta en marcha de la línea.

Entre las recomendaciones están la sustitución de agujas de aparatos de vías, pues se indicó que estaban despostilladas; el esmerilado de estos aparatos con las máquinas del consorcio y TSO, también se debe garantizar un adecuado engrasado y lubricado del riel, tonto por el tren como un sistema fijo, así como ajustar el contrarriel para que no sea activo.

Dentro de las medidas correctivas están el calcular nuevas velocidades para las curvas, donde la inclinación sea superior a 100 milímetros; además se señala que como no hay espacio para modificar el trazo de la parte afectada, se debe rectificar la longitud del sistema de vías para evitar que el desgaste ondulatorio continúe.

"Systra propone un estudio del impacto de las modificaciones de los peraltes, un estudio de una modificación del perfil del riel por amolado que pueda mejorar la naturaleza de contacto al suprimir los altos".

Sobre el sistema de lubricación, la empresa señaló que en una línea ferroviaria es necesario que el tren participe en el engrasado correcto, pero también tener un sistema fijo que lubrique la vía, pues de lo contrario se desgastará. 

LEE AQUÍ EL INFORME COMPLETO DE SYSTRA