En DF, 55 variantes de lenguas maternas en México: Sederec

La población debe ser sensible a la riqueza y el orgullo que significan las 68 lenguas maternas que se hablan en el país, afirma el titular de la dependencia capitalina, Hegel Cortés.
Al rescate de la riqueza de las lenguas maternas en México, en el día internacional dedicado a esos diferentes tipos de expresión en el mundo.
Al rescate de la riqueza de las lenguas maternas en México, en el día internacional dedicado a esos diferentes tipos de expresión en el mundo. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El Día Internacional de la Lengua Materna es motivo para buscar que la población se sensibilice sobre la riqueza que esto significa, ya que en México se hablan 68 lenguas maternas, con 364 variantes, y de estas últimas, 55 en la Ciudad de México.

El secretario de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades del gobierno capitalino,  Hegel Cortés Miranda, destacó la riqueza y el orgullo que representan las lenguas maternas en México, como patrimonio de la nación y del mundo, por su cultura, su cosmovisión y su filosofía.

En entrevista con MILENIO, informó que entre los indígenas que habitan en la capital del país, aproximadamente 30 mil hablan náhuatl, 12 mil 460 el otomí y 12 mil 367 el mixteco, entre las principales.

En el DF, unos 30 mil indígenas hablan náhuatl; 12 mil 460, otomí, y 12 mil 367, mixteco, entre las principales lenguas.


Explicó que se reconocen como indígenas 400 mil personas que pueden o no, hablar una lengua materna, pero de ellas 121 mil sí la expresan, y de alguna manera tienen la cultura, la tradición, los usos y costumbres relacionados con la misma.

Cortés Miranda dijo que la importancia de conmemorar esta fecha radica en el reconocimiento de las lenguas originarias, tanto como el castellano impuesto en la época de la colonia.

Por ello, el Gobierno del Distrito Federal trabaja en el rescate de una red de intérpretes y traductores, a fin de conservar esas lenguas que en esta ciudad solo se hablan en habitaciones o en el comercio en vía pública, actividad a la que se dedica la mayor parte de indígenas, comunidades a las que se tiene que reconocer, restaurar y terminar con la discriminación que sufren.

Refirió que en el país, cerca de 90 mil indígenas se encuentran privados de su libertad, mientras que en esa condición lo están unas 5 mil personas en el DF, que requieren de un proceso justo en su lengua materna, con un traductor y de manera deseable un defensor de oficio que la hable.

El funcionario destacó que también se trabaja en la elaboración de una ley de pueblos, barrios originarios y comunidades indígenas, que sea de obligatoriedad general en el Distrito Federal, para hacer posible esa visibilidad, no solo en relación con su lengua materna, sino en todos sus derechos.

“Es un programa integral que busca la defensa de sus derechos económicos, sociales, políticos, de usos y costumbres, trabajo y respeto”, dijo.

Se trabaja en la elaboración de una ley de pueblos, barrios originarios y comunidades indígenas en el DF.


Hegel Cortés Miranda informó también que se construye el Centro de Interculturalidad de la Ciudad de México, en la calle de Nezahualcóyotl 29, en el Centro Histórico, con una inversión de 75 millones de pesos.

Refirió que una institución así fue una demanda en los Acuerdos de San Andrés Larráinzar, Chiapas, firmados en febrero de 1996 por el gobierno federal y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Dijo que en ese centro habrá talleres, cursos de náhuatl, arte popular, entre otras actividades, para hacer visibles las necesidades de quienes hablan lenguas maternas distintas al castellano, también en materia de acceso a la justicia, a la vivienda, a la capacitación y al trabajo, entre otras.

El secretario de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades explicó que hablantes de lenguas maternas distintas al castellano que viven en el DF, suelen regresar a sus lugares de origen en fechas patronales para sus pueblos, así como en Semana Santa, Día de Muertos y Navidad.

No obstante, dijo que si bien es una decisión muy personal, difícilmente se da el desarraigo de esas personas con sus comunidades de origen y si bien asimilar costumbres de esta ciudad, suelen mantener vivías su lengua materna, sus hábitos de comida, tradiciones y vestimentas.

Los triquis, por ejemplo, que proceden de Oaxaca, son muy visibles en esta ciudad por su indumentaria, porque aun con muchos años de residencia aquí, la mantienen.

Dijo que en el caso de los migrantes residentes en la Ciudad de México, la mayoría se concentra en las delegaciones Iztapalapa y Álvaro Obregón.

Sin embargo, expuso que en algunos casos se pierde la lengua materia en segunda generación y principalmente por motivos discriminatorios, de ahí la importancia de sensibilizar a la población sobre la riqueza de la lengua materna, tanto en forma de vida como en música, en poesía.

Cortés Miranda lamentó que cuando se firmaron los Acuerdos de San Andrés Larráinzar, en 1996, se hablaban más de 92 lenguas maternas en el país, pero ahora solo tenemos 68, es decir, en menos de 20 años.

Recordó que, de acuerdo con la Unesco, se han perdido 7 mil lenguas en el mundo. Y en México, de las existentes, 23 por ciento está en riesgo de perderse, no obstante de ser el quinto país en el mundo en diversidad de lenguas, después de India, Estados Unidos, Brasil e Indonesia, y al parejo de China.