Recomienda certificadora al GDF cambiar trenes de L12

La empresa alemana TÜV Rheinland emitió una recomendación para evaluar el posible cambio de material rodante, "con una configuración de tren adecuada a la Línea 12 del Metro".

Ciudad de México

La empresa certificadora en seguridad de los trabajos de rehabilitación  de la Línea 12 del Metro, TÜV Rheinland, recomendó al gobierno capitalino cambiar los trenes de la Línea 12 del Metro para que se eviten problemas una vez que se reanude la operación de esa ruta.

De acuerdo con la opinión sobre el material rodante que emitió esa empresa alemana, a petición de la Secretaría de Obras y Servicios capitalina, y de la cual MILENIO tiene copia, se indica que el material rodante férreo contratado a la empresa española CAF tiene problemas que impactan directamente en el desgaste excesivo de ruedas y de rieles, debido a que hay un emparejamiento desfavorable.

"Recomendación: Evaluar la posibilidad de cambiar el material rodante con una configuración de tren adecuada a la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México", indica la certificación presentada el pasado 8 de enero a la Secretaría de Obras y Servicios, encargada de la rehabilitación de la Línea 12, y a la Comisión Investigadora de las fallas de la Línea Dorada en la Asamblea Legislativa.

El diputado local y presidente de esa comisión, Jorge Gaviño, había anunciado la recepción del documento, en el que se indica también que los trenes españoles FE 10 no tienen la configuración adecuada para operar en la Línea 12 con costos de mantenimiento usuales y aceptables.

Aunado a esta opinión técnica, la empresa francesa Systra también realizó un diagnóstico y pidió corregir los problemas detectados para contrarrestar el desgaste ondulatorio detectado.

Sin embargo, la empresa alemana TÜV Rheinland señaló que las modificaciones propuestas por Systra podrán mejorar la inscripción en las curvas, que es donde se ha detectado el mayor problema de desgaste ondulatorio, pero de todas manera s el tren no cumple con el diseño de la vía para la Línea 12.

"En términos de seguridad, se pueden hacer todas las modificaciones propuestas por Systra al tren actual, con el objeto de obtener una mejor inscripción en las curvas; en nuestra opinión, esto no resuelve completamente el problema de desgaste ondulatorio acelerado ni los esfuerzos generados sobre radios de curvas pequeñas", indica el documento.

"La revisión también descubrió algunas otras equivocaciones e inexactitudes en los modelos, como son elementos colocados en una ubicación errónea y los valores de rigidez rotacional en la suspensión primaria fueron incorrectos".

La Línea 12 se detuvo parcialmente de Tláhuac a Atlalilco, desde el 12 de marzo de 2014.

A partir de ahí, el gobierno capitalino, a través de la Secretaría de Obras, se encarga de tener un proyecto ejecutivo para realizar la rehabilitación de ese tramo de 11 estaciones cerradas, que afecta a 450 mil usuarios por día aproximadamente.

En el primer diagnóstico de este 2015 hecho por la empresa Systra, se indica que los trenes de la Línea 12 pueden operar con seguridad; sin embargo, están a punto de llegar al límite y sufrir un descarrilamiento.

Según el documento, del cual MILENIO tiene copia, hay una mala inscripción en las curvas de radio muy pequeño y aunado a la mala inscripción de boges se generan vibraciones excesivas.