Habrá tragedia con corte de agua en Semana Santa: Rivera

Norberto Rivera dijo que si se cancela la provisión de agua, millones de católicos que asisten a la representación de la crucifixión de Jesús se verán afectados.
El cardenal Norberto Rivera Carrera.
El cardenal Norberto Rivera Carrera (Archivo).

Ciudad de México

Si se cancela la provisión de agua en Iztapalapa durante la Semana Santa podría ocurrir una tragedia ya que a dicha delegación asisten millones de católicos a la representación de la crucifixión de Jesús, advirtió el cardenal Norberto Rivera Carrera.

"Imagínense nada más un Iztapalapa, en Semana Santa dónde tiene tantas actividades, en donde reciben millones de gentes y que les anuncien: esta Semana Santa no van a tener agua, esto sería tremendo (...) para mucha gente que allí acuden con motivo de la Semana Santa, podría crear tragedias ", expresó.

En su homilía dominical celebrada en la Catedral Metropolitana, aseguró que de acuerdo a cálculos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, el año pasado fueron más de dos millones de católicos y turistas quienes asistieron al Cerro de la Estrella, en la demarcación, para presenciar la representación de la crucifixión de Jesús.

Pidió a los feligreses hacer consciencia sobre el uso y la importancia del agua: "hay que valorar el agua. En esta gran ciudad hay sectores que padecen por la falta del líquido y a otros les llega agua contaminada, no apta para consumo humano. Los grandes edificios que hay en la ciudad de México corren riesgo porque cada día se explotan más los mantos acuíferos", dijo.

Aseveró que "el agua es el elemento que los orientales buscan con ansiedad continúa, porque no sólo es símbolo de la purificación ritual y signo elocuente de la vida y de la fecundidad sino elemento que limpia, da vida y fecundidad".

Explicó que el agua que penetra y hace brotar el pasto, la variedad de plantas y árboles, es indispensable para el viviente, "allá detiene el desierto que avanza como símbolo de muerte, sacia de sed al viajero, lo refresca y lo conforta para que pueda continuar su caminar. Ojalá que nosotros también vayamos valorando el agua".

Tras hacer un llamado a los feligreses a profundizar en el conocimiento de la religión católica, insistió en que el agua es un símbolo de la "purificación" y es indispensable para todo ser humano.