Invertirán 3 mil 163 mdp para garantizar agua en el Valle de México

La Conagua planea reforzar o sustituir tuberías dañadas que impulsan la concentración de residuos dañinos para la salud; la extracción subterránea sobrepasa la recarga natural.

México

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) invertirá recursos presupuestales en dos programas con un costo total de 3 mil 163 millones de pesos para garantizar la entrega de agua en bloque del Sistema Cutzamala y de las cuencas superficiales del Valle de México.

El propósito es rehabilitar y reponer caudales de los pozos, reforzar o sustituir tubería y mitigar los daños causados por la sobreexplotación de acuíferos, el hundimiento en la zona metropolitana y la concentración de residuos de manganeso, nitrógeno amoniacal, sodio, hierro y magnesio, entre otros elementos que pueden representar un daño a la salud.

En los documentos entregados a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Conagua dice que las fuentes de agua más importantes de la región se encuentran sobreexplotadas, que hay un déficit de abastecimiento de 27.96 metros cúbicos por segundo y que la "disminución en los últimos años podría intensificarse por efecto del cambio climático".

Agrega que la extracción de "agua subterránea sobrepasa casi el ciento por ciento su recarga natural y ocasiona la disposición del líquido cada vez en menor cantidad y calidad, la compactación del acuífero, el hundimiento del suelo, el deterioro estructural de las construcciones y en ocasiones, la ruptura de las redes de agua potable y drenaje, con la consecuente infiltración, contaminación y fugas que oscilan alrededor de 43 por ciento del abasto".

Asimismo, precisa que los niveles "freáticos de los acuíferos del Valle de México descienden en algunas zonas más de un metro por año debido a esta sobreexplotación. El hundimiento de la ciudad, con afectación directa a la infraestructura urbana, que en algunos puntos supera los 40 centímetros por año, se debe fundamentalmente a la misma sobreexplotación del acuífero".

Conagua explica que en la actualidad, para satisfacer los volúmenes de agua demandados, la cuenca de México recurre a tres fuentes disponibles: los acuíferos y agua superficial de la Cuenca del Valle México, la importación de agua de la Cuenca del Río Lerma (agua subterránea) y de la Cuenca del Río Cutzamala (agua superficial).

En cuanto al acuífero subterráneo correspondiente a la Ciudad de México, detalla el organismo, origina hundimientos que causan daños en la infraestructura y es decreciente la producción de los pozos. De acuerdo con un estudio del Instituto de Ingeniería de la UNAM, "suspendiendo la sobreexplotación y considerando solo su recarga natural, el acuífero se recuperaría en 35 años en niveles piezométricos, pero no en hundimientos, pues éstos son prácticamente irreversibles".

Explica que el sistema Cutzamala aporta 20 por ciento de agua potable de la zona metropolitana del Valle de México (ZMVM) y abastece a 22 millones de habitantes en la región. "Es por ello que se considera la principal fuente superficial de agua, sin embargo, presenta problemas hidrológicos que ponen en riesgo el abastecimiento del agua en la ZMVM debido a la aglomeración de la población en la zona", y que se advierten "varios años" en que "realmente el suministro del Cutzamala se ha visto comprometido y, a pesar de considerarse una fuente confiable, puede haber periodos de difícil abastecimiento".

Los proyectos

El primer proyecto, con un costo total de 556 millones 288 mil pesos, es para la administración de activos de infraestructura hidráulica del Sistema Cutzamala. Se impulsarán acciones de conservación, mantenimiento, reforzamiento y/o sustitución de la tubería utilizada para "garantizar la continuidad de la prestación del servicio de entrega de agua en bloque".

La administración de activos de infraestructura hidráulica de este sistema permitirá la conservación, mantenimiento y reforzamiento a través de la evaluación de riesgos de falla en las plantas de bombeo 1 a 4, en la planta potabilizadora Los Berros, en la planta de bombeo 6, en la Torre de Oscilación 5 a Tanque Santa Isabel y a Tanque Pericos.

Se pretende detectar con instrumentos de tecnología de punta fugas y espiras rotas en las tuberías instaladas a lo largo de 176.9 kilómetros ya que los acueductos del Sistema Cutzamala "son en su mayoría de concreto presforzado" con una vida útil de 50 años en condiciones normales.

"La tubería de concreto presforzado se fabrica envolviendo espiralmente un cable de acero presforzado de alta resistencia alrededor de un cilindro de concreto que lleva como núcleo un cilindro de acero y tiene de recubrimiento una capa de mortero exterior. Si la tubería está en un estado de pérdida de presfuerzo en el acero, el cable estará involucrado en la deterioración en la mayoría de los casos".

El segundo proyecto que involucra un costo total de recursos presupuestales por 2 mil 607 millones de pesos, es para impulsar el Programa de Acciones de Obra para la Conservación, Rehabilitación y Mantenimiento del Sistema de Acción Inmediata (PAI Sur).

El propósito es lograr una "capacidad instalada del PAI Sur de 2.43 metros cúbicos por segundo" que se logrará con rehabilitación y reposición de pozos a partir de 2016 hasta 2020.

Conagua comenta que para 2016 se considera una población beneficiaria de 7.2 millones de habitantes "manteniendo la capacidad de la oferta hasta alcanzar en 2020 a beneficiar a 7.3 millones de habitantes". La meta principal es la recuperación de caudales de los pozos vía rehabilitación y reposición de los mismos para atender la demanda de agua potable en 11 delegaciones y municipios de la Ciudad de México (siete) y el Estado de México (cuatro).

La zona de influencia del programa de inversión abarca las delegaciones Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Xochimilco, Venustiano Carranza y Tláhuac, y los municipios de Valle de Chalco Solidaridad, Ecatepec, Nezahualcóyotl y La Paz.

Un caso especial es el ramal Peñón-Texcoco de este proyecto. Proviene del lago Nabor Carrillo, al noreste de la Ciudad de México, con una superficie total de mil 398.5 km2; está conformado por 14 pozos con una distancia entre ellos de 200 metros, de los cuales 7 se ubican en plataformas dentro del lago Nabor Carrillo y los 7 restantes en el camellón de la autopista México-Texcoco.

Conagua establece que "la mayoría de los pozos tiene un alto contenido de cloruro, sodio, hierro y magnesio en concentraciones que exceden la Norma Oficial Mexicana para agua potable NOM-127-SSA1-200011", y que presenta una sobre explotación que ha ocasionado daños como la "declaración de veda, agrietamientos y hundimientos del suelo, incremento de la profundidad para la reposición de pozos, necesidad de construir nueva infraestructura urbana, así como el deterioro de la calidad del agua".

Un dato curioso, aunque no actualizado, se presenta en uno de los informes de Conagua: "los costos para corregir fallas en los edificios de la ciudad (por hundimiento) son también cuantiosos. Un ejemplo es el de la Catedral de la Ciudad de México en la que se ha invertido, hasta el año 2000, un total de 32.5 millones de dólares para reniverlarla".


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]