Presentarán queja por caso de niño buleado

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, la diputada Dinorah Pizano, presentó la queja.
Documento donde la hermana del menor Miguel Ángel da constancia que recibió 400 pesos para materiales de curación.
Documento donde la hermana del menor Miguel Ángel da constancia que recibió 400 pesos para materiales de curación. (Ilich Valdez)

México

El caso del niño "buleado" y discriminado por sus compañeros y el director de la escuela Primaria Carmen Serdán, llegó al Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred).

Lo anterior luego de que la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa, la diputada Dinorah Pizano, presentó una queja, pues el niño Miguel de 9 años de edad, lleva un año y medio con un clavo en el brazo y además no le permitieron la inscripción a segundo grado, en la escuela primaria, ubicada en la colonia Adolfo López Mateos, delegación Venustiano Carranza.

"Es inconcebible que una institución educativa haya sido capaz de evitar que los chicos que lastimaron a Miguel, fueran reprendidos, y que además se evitara que las autoridades competentes tomaran cartas en el asunto al amansar a la madre, me parece que es el peor de los mundos, en virtud de que el pequeño quedó en estado de indefensión", enfatizó.

Pizano dijo que el menor fue sujeto de discriminación al no permitirsele que se inscribiera, "me parece que es un caso lamentable, solicite que la Copred tome cartas en el asunto".

Miguel fue víctima de bullying; sus compañeros lo empujaron por la escalera, le provocaron fractura en el brazo. El director de la escuela, Alejandro Aguilar Zurita, entregó en un principió el seguro médico, que sirvió para la primera operación del niño. El seguro fue entregado bajo la condición de que la mamá del menor dijera en el hospital que había sido un accidente y que no denunciara, sin embargo después le retiraron el apoyo.

Pizano también pedirá a la Secretaría de Educación Pública, y a la coordinación en la Ciudad de México, que intervengan a fin de que el director de la escuela entregue los papeles del niño para que este pueda retornar a sus estudios en otro colegio y se pueda gestionar la cultura de la paz.

La legisladora presentó estadísticas sobre casos de bullying en la ciudad que indican que de 2012 a la fecha se han registrado cerca de mil 385 casos, pero la cifra negra puede ser del doble. Incluso, junto con el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México presentó una campaña para denunciar la violencia escolar y no quedarse callados.

Además, dijo que es necesario integrar cuanto antes la Red Interinstitucional sobre Convivencia en el Entorno Escolar del Distrito Federal que tiene entre sus atribuciones evaluar las políticas públicas y acciones institucionales de prevención y atención del maltrato escolar para evitar su reproducción y la deserción escolar por dicha causa, así como promover la convivencia pacífica entre escolares, desarrollando un clima de buen trato y no violencia.

Mientras que Orlando Anaya, diputado local e integrante de la Comisión de Grupos Vulnerables, expuso que presentará un punto de acuerdo para que la Secretaría de Salud del DF atienda a los estudiantes víctimas de violencia, cuando en sus escuelas no les den el seguro como en el caso de Miguel.

Además, dijo que demandará la reparación del daño a la familia, por parte de las autoridades de la escuela, y continuar con un servicio de atención médica para que el niño pueda continuar con su rehabilitación.