Guerra entre perredistas por el "botín" de Iztapalapa

La legisladora federal Aleida Alavez acusa a su correligionaria Dione Anguiano de desvío de recursos y de tener a su servicio a golpeadores y delincuentes; ésta le responde que solo “trata de ...

Ciudad de México

Iztapalapa, políticamente, es muy apetecible. Es un tesoro electoral con casi millón y medio de posibles votantes, 20 por ciento de la fuerza electoral del Distrito Federal. Supera el padrón de varios estados. Con casi 2 millones de habitantes, es la demarcación más poblada del país.

Es, literalmente, un codiciado botín económico: posee el presupuesto más alto de la capital, quien lo gobierne en 2015 tendrá… 3 mil 682 millones 369 mil 148 pesos. Ese es su voluminoso presupuesto para este año: más de 306 millones de pesos mensuales.

Por todo lo anterior, la disputa para gobernar esta delegación no podía ser más que despiadada: causa severas disputas en el PRD, que el próximo sábado elegirá a su candidato.

En entrevista con MILENIO, la legisladora federal y precandidata Aleida Alavez, perteneciente a la tribu Izquierda Democrática Nacional (bejaranos), acusa a su correligionaria y también precandidata Dione Anguiano, asambleísta del Distrito Federal que milita en Vanguardia Progresista (corriente de Héctor Serrano, secretario de Gobierno capitalino), de desvío de recursos cuando estuvo al frente de la Procuraduría Social, de delitos electorales y hasta de tener a su servicio grupos de golpeadores y delincuentes.

También en charla con este diario, Anguiano niega las imputaciones y dice que la investiguen, que no teme nada, que es “normal” que en las campañas haya verdaderas batallas. “Una contienda se trata de imputar, manchar, denostar”, conceptualiza de forma peculiar.

***

Aquí, parte de las pláticas con ambas. Primero con la acusadora, la diputada Aleida Alavez.

—Tengo entendido que tienen denuncias contra Dione Anguiano, ex procuradora social, y su grupo político.

—Sobre todo las anomalías en la operación de recursos en la Procuraduría Social. Hay denuncias presentadas...

—¿Utilización de recursos públicos para asuntos políticos o de propaganda política de ese grupo?

—Así es. Son recursos que en su momento se le incrementaron al presupuesto de la Procuraduría Social de 2010 a la fecha y que se han utilizado para que los promotores hagan trabajo político en lugar de hacer un trabajo propio de la procuraduría. Eso está documentado, hay denuncias, están en la Contraloría. Espero que no haya impunidad en la ciudad, porque eso no puede pasarse por alto.

—¿Son denuncias de cuando ella estuvo en la procuraduría?

—Hay denuncias de 2011, cuando ella era la procuradora. Esas son las que yo conozco. La Contraloría debe resolver si esto que nosotros presumimos es real, es ficticio o qué. Son recursos públicos. No soy Ministerio Público ni hago juicios a priori, pero me preocupa que a estas alturas no haya una resolución al respecto a pesar de que hay auditorias y hay señalamientos de anomalías.

La diputada también le imputa abusos en el uso político de predios irregulares:

—Nos han llegado quejas de cómo condicionan las regularizaciones de estos predios y lotes y cómo en ellos ya hay una descomposición social de violencia, hasta de trata de personas.

—¿Condicionan a cambio de qué?

—A cambio de apoyo político. Cuando la gente está agraviada por una situación de condicionamiento o amenaza, en lugar de encontrar justicia encuentra amedrentamiento y consignaciones.

La legisladora le achaca los peores usos y costumbres electorales, como dice que ocurrió en la elección de Carlos Navarrete al frente del PRD: 

—Hubo compra de votos, violencia, camionetas Hummer que iban y amenazaban a las personas que estaban en las casillas para que se fueran. A nuestros representantes de casilla los corrieron, lo cual está documentado ante el INE. Hubo cooptación y violencia. Daban el billete en un popote. Lo enrollaban en un popote y se lo daban a la gente formada en las casillas. Un billete de 200 pesos por popote. Se trata de la descomposición de la delegación si se dejan estas prácticas en la impunidad. Eso es lo que más me preocupa. Y en el partido, la Comisión de Ética no puede ser un membrete nada más.

—La pequeña impunidad puede generar otras cosas peores después…

—Sí. Si vamos arrastrando vicios, se van haciendo dinámica cotidiana, se van casi instaurando en un sistema político que más que códigos de política trae códigos de mafia...

***

Ahora la asambleísta Dione Anguiano, la imputada, que toma con calma los señalamientos. Incluso se le percibe por momentos un leve tono irónico…

—Ruda su contienda interna. Dicen cosas fuertes sobre usted: desvío de recursos en la Procuraduría Social...

—Yo escuché a la compañera que dijo que todas las denuncias que hacía las hacía ante las instancias legales. Ese es el camino. No abona hablar de más. Decir cosas. Si queremos sanear al partido, si queremos realmente estar con la legalidad, que se hagan las denuncias pertinentes. No tengo ningún temor. Entiendo a la compañera. Entiendo perfectamente la situación en la que estamos…

—También se le señala por posibles vínculos con grupos de golpeadores e incluso delincuenciales…

—Vuelvo a repetir: ella mencionó que harán las denuncias pertinentes y que demostrarán; yo estoy abierta a cualquier denuncia. Es un tema ya reciclado.

—¿No le molesta que haga estas denuncias?

—No, porque no ha hecho denuncia legal. Quien presentó la denuncia legal, quien llevó a Cuauhtémoc Velasco (uno de sus acusadores), quien pidió en la Procuraduría General de Justicia que se hiciera la denuncia legal fui yo. Fui yo la que asistió con el diputado y pedí que presentara, si tenía datos en contra de mi persona, que lo hiciera así, con nombre y apellido. Él dijo: “No me consta”, y levantó una denuncia contra quien resulte responsable. Este caso se delimitó ya. Quien me acusó directamente tuvo que retractarse del mismo modo y en el mismo medio donde quiso hacerme una imputación falsa.

—Es duro que se hagan esas acusaciones verbales entre correligionarios.

—Te vuelvo a repetir: es el proceso que estamos viviendo. Es un proceso natural. No es estricto del PRD. Es estricto de mujeres y hombres que entran en una competencia. En cualquier lado y en cualquier lugar. Una contienda se trata de imputar, manchar, denostar. Yo estoy abierta. Las denuncias tienen que hacerse no solamente de manera verbal o a través de los medios, se tiene que denunciar de manera eficaz en las instancias correspondientes. Las normas son lo único que nos hace distintos a aplicar la ley natural, que es la ley de la violencia.

Perredistas en guerra por Iztapalapa…