GDF paga por expropiación a ejido Culhuacán 776 mil pesos

Ejidatarios reclamaban 25 millones de pesos por expropiaciones hechas desde hace 77 años. Un tribunal colegiado de circuito resolvió solo por la primera; la Línea 12 del Metro, no tiene relación.
Ejidatarios de Culhuacán mantienen su reclamo al gobierno capitalino del pago de 25 millones de pesos por la expropiación de tierras para la construcción de la Línea 12 del Metro.
Ejidatarios de Culhuacán reclamaban al gobierno capitalino el pago de 25 millones de pesos por la expropiación de tierras para la construcción de la Línea 12 del Metro, lo cual no prosperó. (Tomada de Facebook)

Ciudad de México

El Gobierno del Distrito Federal pagó 776 mil pesos al ejido Culhuacán (superficie que después se dividió en cinco), por una expropiación de terrenos de avenida Tláhuac en 1938. 

Luego de un largo proceso legal en el que los ejidatarios reclamaban 25 millones de pesos por expropiaciones hechas en 1965 y 1938, además de un convenio firmado con el Metro, el Tribunal Colegiado de Circuito del Centro Auxiliar con sede en Guadalajara, Jalisco, determinó que únicamente había que pagar la de 1938. 

La Consejería Jurídica del Distrito Federal entregó el monto al Fideicomiso Fondo Nacional de Fomento Ejidal, en cumplimiento del juicio de amparo 14/2011 promovido por el propio ejido. 

En 1938 un decreto presidencial ordenó el pago de una cantidad fija de 8 mil 457 pesos con 54 centavos, que al ser actualizada de acuerdo a la norma vigente, resultó en el monto de 776 mil 563 pesos. 

La Consejería Jurídica dejó en claro que los recursos se entregan al Fifonafe para obras de beneficio social colectivo y no directamente a los ejidatarios.

Explicó que la entrega se hará a cinco a ejidos y no solo al ejido Culhuacán, toda vez que en 1950 se dividió por decreto presidencial. 

La expropiación de 1965 se declaró como cosa juzgada, mientras que el convenio con el Metro fue declarado improcedente pues no fue suscrito por la autoridad competente según consideró el tribunal. 

Finalmente se aclaró que no existe asociación entre la expropiación de 1938 y la Línea 12 del Metro, ya que se trató con particulares en terrenos que ya habían sido expropiados y no con el ejido.