Empresa sabía del riesgo de deslave y no hizo nada: delegado

El delegado de Cuajimalpa, Adrián Rubalcava, y vecinos de la zona, quienes temen por más derrumbes, aseguraron que las construcciones de la empresa IGSA ya se habían derrumbado.
Vecinos de la zona aseguraron que no es la primera vez que parte del edificio de IGSA se derrumba.
Vecinos de la zona aseguraron que no es la primera vez que parte del edificio de IGSA se derrumba. (Gabriel Ortega)

Ciudad de México

El jefe delegacional de Cuajimalpa, Adrián Rubalcava, aseguró que no es la primera vez que se derrumban el estacionamiento y la bodega de la empresa IGSA y apuntó que el anterior percance sucedió en 2007.

“Ya se había advertido a los dueños del predio del riesgo de deslave y no hicieron nada, desgraciadamente no completaron los trabajos de reparación en aquella ocasión”.

Esta mañana, vía redes sociales, se informó de la caída de un estacionamiento, una barda y una bodega de documentos en la avenida Carlos Echanove, esquina con prolongación Vistahermosa, a un costado de la carretera México-Toluca, en la zona La Rosita de la delegación Cuajimalpa, propiedad de la empresa IGSA. El derrumbe se debió presuntamente al ablandamiento de la tierra a causa de las lluvias de anoche. Los elementos de Protección Civil señalaron que no se registraron víctimas.

Habitantes de la avenida Carlos Echánove confirmaron lo dicho por el delegado y contarona Milenio cómo ocurrieron los hechos.

“En ese mismo espacio ya había habido un accidente similar. Supuestamente lo arreglaron pero claramente no lo hicieron de forma adecuada. En aquella ocasión se cayó un pedazo menor del muro y del estacionamiento. Por el tipo de construcción y la contención que tiene ahí justamente es probable que vuelva a pasar si no lo hacen adecuadamente”, señaló un vecino que pidió permanecer anónimo.

“Se sintió como un temblor y se escuchó muy fuerte. Al momento pensé que se había caído material de la construcción de al lado. Me despertó, eran como las 7:45 de la mañana, más o menos. Cuando llegue a la ventana vi lo que había pasado. Todavía me tocó ver como se seguían cayendo partes de la bodega”, aseguró el testigo, que vive en un departamento frente al estacionamiento y la bodega derrumbados.

Otro vecino de nombre José del Sol, de 26 años, que vive sobre Vasco de Quiroga, retrasó su llegada al trabajo debido a que debe tomar dicha avenida para ir a él y contó lo que observó al pasar.

“En la mañana iba rumbo al trabajo y debo pasar por esa avenida. Cuando pasé me di cuenta del derrumbe y nos pararon, estaba cerrada la vialidad. Estuvimos allí como media hora”, dijo en entrevista con Milenio.

“No es la primera vez que suceden derrumbes en estas zonas, las autoridades deberían actuar al respecto. En tres años que llevo viviendo allí, Protección Civil no se ha acercado a alertarnos o darnos el mapa de riesgos de derrumbes”, afirmó del Sol.

El testigo que pidió anonimato agregó que le gustaría que como cualquier otra persona pudiera “estar seguro de que puedes caminar por la calle sin que pasen cosas así”, expresó.