Derechos humanos no se regulan en una sociedad demócrata: CDHDF

Perla Gómez, titular de la Comisión, dijo que la ley de marchas del DF no es el mecanismo adecuado para regular las molestias que surgen de este tipo de manifestaciones.

Ciudad de México

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal presentó su propuesta sobre el derecho a la movilidad en la Ciudad de México en la que se manifestó en contra de regular las marchas y exhortó a las autoridades del gobierno capitalino a reflexionar la conveniencia de utilizar el derecho penal como principal herramienta de contención y acercamiento con la sociedad.

En conferencia de prensa, Perla Gómez presidenta de la CDHDF manifestó su oposición a la ley que pretende aprobarse en la Cámara de Diputados en la que se busca establecer nuevas penas, así como el incremento de las ya existentes, porque no constituyen mecanismos adecuados para la consolidación de una democracia basada en los derechos humanos.

Y advirtió que "si bien es cierto que el desarrollo de marchas y manifestaciones pueden generar molestias y entrar en conflicto con el derecho a la movilidad" es necesario buscar mecanismos que eviten estas molestias. Destacó que los derechos humanos no pueden ser objeto de regulación en una sociedad democrática. Y de establecer una ley en materia de marchas, también se tendría que aplicar esta en las manifestaciones como son las peregrinaciones y las ferias.

La propuesta de la CDHDF se basa en un estudio realizado por el Centro de Investigación Aplicada en Derechos Humanos de la CDHDF en el que se menciona que existen tres posibles modelos desde los cuales se han regulado las marchas y manifestaciones, uno es el punitivo característico de gobiernos autoritarios en donde lo que se regula es el ejercicio de los derechos humanos a través de restricciones y no el comportamiento de agentes del Estado.

El modelo integral es parte de un enfoque tendiente al cumplimiento de obligaciones en derechos humanos. Lo que se regula es el actuar de las autoridades y no de las personas. No genera restricciones indirectas ni requisitos desmedidos. Buscar armonizar derechos a partir de estrategias específicas de actuación. Este modelo es el único que corresponde con auténticas sociedades democráticas al estar basado en el respeto y garantía de los derechos humanos.

También se analiza la regulación en otras naciones, al respecto la presidenta de la CDGDF indicó que no se pueden copiar legislaciones de otros países para implementarlas en la ciudad.

Perla Gómez señaló que con la ley de marchas se pretende regular la libertad de expresión y de pensamiento, a lo que se opone la CDHDF porque son derechos ganados y advirtió que estará al pendiente de la decisión de los diputados. Y destacó que frente a escenarios de reunión, manifestación y protesta social las autoridades deber ser capaces de generar y adoptar medidas alternativas de atención y protección a los derechos e intereses tanto de los manifestantes, cómo de las personas que transitan por el espacio público.

También informó que la propuesta de la CDHDF se entregará a los diputados, senadores y a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.