Entre basura, mal olor y graffiti vivían los invasores de Benjamín Hill

El edificio invadido en la calle de Benjamín Hill fue vandalizado por integrantes de la Asamblea de Barrios.

Ciudad de México

El edificio que fue invadido durante 3 años por integrantes de la Asamblea de Barrios, ubicado en la esquina de Benjamín Hill y Altata, en la colonia Condesa, tiene daños que lo hacen inhabitable.

El gobierno de la Ciudad de México en coordinación con los dueños del edificio inició los trabajos de demolición, por razones de seguridad y para evitar que sea invadido nuevamente.

Las paredes de los pasillos están llenas de polvo, las escaleras lucen agrietadas y el edificio en su conjunto huele a una mezcla de humedad, basura y alimentos en descomposición.

En los primeros departamentos las puertas estaban abiertas y con la pegatina que advierte el desalojo por parte de autoridades capitalinas. En el interior se pudo ver gran cantidad de basura, trafitambos de tránsito, sillas despegables y de plástico, varias lonas con mensajes de la Asamblea de Barrios y colchones descosidos, en las paredes se encuentran palabras y dibujos pintados con grafitti.

El edificio cuenta con una estrecha escalera de metal que conduce a la azotea, por la que tenían acceso los inquilinos a través de la cocina, en su mayoría presenta oxidación principalmente en los barandales, elementos de protección civil solo permitieron el acceso si las personas ingresaban en fila y por separado.

En el patio hay costales que contienen los escombros del túnel y basura en general.

Con la demolición, vecinos de la colonia Condesa dijeron sentirse más tranquilos ante la posibilidad de que los invasores regresaran; sin embargo, temen que se utilice para construir unidades habitacionales, pero el futuro del predio aún es incierto.