Dan pensión alimenticia mil 615 mujeres a sus ex

En dos años, los expedientes que se tramitan ante un juez aumentaron, informa el TSJDF.

México

Entre 2013 y 2014, alrededor de mil 615 mujeres capitalinas fueron obligadas por un juez a pagar pensión alimenticia a un hombre, según cifras del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF).

El año pasado, el tribunal registró 918 expedientes de alimentos tramitados por un hombre, mientras que en lo que va del año ya suman 697. Y los casos van en aumento.

Según el presidente del TSJDF, Édgar Elías Azar, el número de expedientes pasó de 487 en 2009 a 918 el año pasado, lo que significa un incremento de 88.5 por ciento en el número de hombres que quieren recibir pensión.

“Una de las características de la pensión alimentaria es la reciprocidad. Yo no lo veo mal, puede estar justificado en casos. Así en términos generales, pues sí se oye de los diablos, se oye muy mal que una mujer le esté dando dinero al hombre.

“Así dicho, lisa y llanamente, no se oye nada bien, pero si piensas que es una esposa que convivió, no sé, 20 años con ese varón, que ese varón por un accidente cae en un estado de incapacidad absoluta, digo dibujas una escena en la que se justifica moralmente el tema”, explicó Elías Azar en entrevista exclusiva con MILENIO.

Sin embargo, el funcionario enfatizó que no se trata de justificarlo moralmente, sino jurídicamente, y bajo este criterio es totalmente viable.

El magistrado detalló que el año pasado hubo 16 mil 500 juicios de pensión alimenticia, de los cuales solo 918 fueron de un hombre hacia una mujer; es decir, solo 5 por ciento de los casos.

Mientras que en 2014 se registran 9 mil juicios, de ellos, 697 fueron tramitados por hombres, es decir, 7 por ciento del total, mencionó.

“Hay una igualdad absoluta entre el hombre y la mujer. Cuando se trata de obligaciones de tipo familiar siempre hay reciprocidad o casi siempre hay reciprocidad. El derecho de demandar alimentos de la mujer al hombre o del hombre a la mujer son exactamente equivalentes”, puntualizó el presidente del Tribunal de Justicia capitalino.

El Código Civil capitalino establece que los hombres pueden solicitar pensión alimenticia a su ex cónyuge, pero solo si cuentan con algún impedimento físico o mental que les impida trabajar; sin embargo, en 2007 la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió un criterio que indica que los varones pueden solicitar pensión sin necesidad de esos criterios.

Denuncia tardía

Cuando se separó, Gabriela decidió no demandar a su pareja por “sentimentalismos”. No pidió la guarda y custodia de sus hijos ni pensión alimenticia. Ahora es ella quien, desde hace tres años, paga mil 200 pesos mensuales de pensión a su ex pareja.

Su historia terminó en los tribunales después de siete años de relación en los que tuvo dos hijos. Los problemas con su entonces pareja la hicieron salirse de casa. Confiada en que tenía dinero y empleo, mantuvo unos meses a sus hijos sin pensar en que en algún momento se los podían quitar.

Y así fue. Su ex pareja sí demandó ante los tribunales y obtuvo la custodia de los menores, incluso, con el respaldo de los padres de Gabriela.

“Un amigo me decía Gaby: ´te van a quitar a los niños porque te van a meter una demanda. Vete por la vía legal para que te ampares porque en cualquier momento te dicen ´te los quito´. Yo dije, no como crees, es el papá de mis niños cómo voy a hacer algo contra la persona que yo quería, que amaba”, explicó en entrevista.

Ella considera injusto el cobro de la pensión porque no se ha resuelto en los tribunales de forma definitiva la custodia de sus hijos.

Además, hay ocasiones en que incluso le condicionan el poderlos ver si no cubre con los mil 200 pesos mensuales. Por eso buscó apoyo en la Asociación de Padres de Familia Separados, donde recibe asesoría
jurídica.

“Es muy desgastante, porque si no he depositado me dice (la ex pareja): ´Qué crees, mañana que te toca verlos yo tengo cosas que hacer, y es cuando le digo: ´A ver, espérate. Yo no estoy pagando por ver a mis hijos que no se te olvide que yo soy la mamá´. No se me hace justo cuando yo me separé no quería pensión ni nada. Por interés de los menores, de cajón va la pensión, es obligatorio, no se puede renunciar a algo que por derecho les toca”, explicó.

Actualmente, Gabriela se mantiene bajo un régimen de convivencia en el que puede ver a sus hijos los fines de semana.  Comentó que lo único que pide es un trato justo en el caso por el bien de sus pequeños.  

“Cuando una persona está enojada y dolida no actúa con el corazón, actúa con rencor”, concluyó.