Corte atrae amparo de las gaseras para reubicar viviendas

El gobierno anterior del Edomex autorizó un desarrollo a una distancia irregular, señalan.

México

La segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) atrajo los amparos de empresas gaseras de San Juan Ixhuatepec, en Tlalneplantla, Estado de México, que buscan desde hace seis años reubicar el desarrollo inmobiliario que construyó mil 230 viviendas cerca de la zona industrial.

Las gaseras argumentaron que las autoridades mexiquenses  del gobierno anterior redujeron el polígono de seguridad que debe existir entre las área industrial y habitacional a menos de 100 metros, situación que pone en riesgo a los vecinos del lugar en caso de una contingencia.

Los ministros determinaron atraer el asunto porque es de interés y transcendencia, y las empresas gaseras, en una situación inusual, buscan evitar la pérdida de vidas humanas en caso de accidente.

El caso ha pasado por diversas instancias civiles, donde por una parte se ha dado la razón a las gaseras, pero la empresa Prodemex ha impugnado las sentencias, por lo que el caso llegó a un tribunal federal.

Por la importancia del asunto, el cuarto tribunal colegiado en materia administrativa en Toluca resolvió solicitar a la Corte la atracción del caso, petición que fue aceptada por los ministros.

De acuerdo con el amparo directo 484/2013, relacionado con otros tres juicios de amparo promovidos Gasomático, Gas Metropolitano, Unigas, Mexigas y G.G. Gas, la pasada administración mexiquense permitió la edificación del conjunto habitacional denominado Ángeles de San José.

El 2 de octubre de 2009 y 11 de enero de 2010 las gaseras demandaron la nulidad del acuerdo aprobado el 17 de abril de 2008 por el que se autorizó el conjunto urbano de tipo habitacional popular.

Dicho acuerdo fue emitido por el director general de Operación Urbana, de la Secretaría de Desarrollo Urbano del, así como por el Registro Público de la Propiedad del Estado de México y la Oficina Registral de Tlalnepantla.

Las empresas también demandaron la revocación de las licencias de uso de suelo para los predios objeto del desarrollo habitacional.

Sin embargo, Prodemex alegó que la distancia de 100 metros de restricción  impuesta desde la colindancia del predio en el que se autorizó el conjunto urbano y el que ocupa la parte actora, se fundó en lo establecido por la Secretaría de Energía, particularmente, en la Norma Oficial Mexicana relacionada con Plantas de almacenamiento para Gas Licuado de Petróleo, Diseño y construcción, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 12 de septiembre de 1997, que a la letra señala:

“Distancias mínimas de las tangentes de los tanques de almacenamiento a: Almacén de combustibles excepto otra planta de almacenamiento de Gas LP 100 metros; almacén de explosivos, 100 metros; casa habitación, 100 metros; escuela, 100 metros; hospital, 100 metros, e Iglesia, 100 metros”.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]