Copian rescate peatonal y vial para 20 de Noviembre

Especialistas de EU y del GDF le cambiaron el rostro desde Plaza Tlaxcoaque hasta el Zócalo.
El cambio se realizó sobre 850 metros de la avenida.
El cambio se realizó sobre 850 metros de la avenida. (Especial)

México

La avenida 20 de Noviembre, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, tiene un nuevo rostro que será presentado la próxima semana por el Gobierno del Distrito Federal, tras la conclusión de un programa de rescate y de planificación urbana y peatonal emulando los modelos realizados en vialidades de Nueva York y Reino Unido.

A través del proyecto denominado “Medidas de pacificación del tráfico (Traffic calming measures)”, especialistas de Nueva York, Estados Unidos y de la Autoridad del Espacio Público (AEP) del DF le cambiaron el rostro a cerca de 850 metros de esa avenida, desde Plaza Tlaxcoaque hasta Plaza de la Constitución.

Las acciones implementadas son la delimitación del espacio peatonal a través de un diseño que le gana espacio al arroyo vehicular y lo delimita a través de una pintura conocida como epóxica, que permite un rediseño de la vialidad y reducir la velocidad.

El diseño para que 20 de Noviembre sea un espacio más humano, fue encabezado por la experta y ex directora de transporte en Nueva York, Janette Sadik-Khan, y por la titular de la AEP, Dhyana Quintanar.

“Diseñar calles amigables en la Ciudad de México con @d_quintanar y el equipo @aepCDMX”, escribió Sadik-Khan, cuando inició el proyecto.

“Planeando la calle y espacio público de calidad que queremos y merecemos Gracias @JSadikKhan por su consejo”, señaló en su cuenta de redes sociales Dhyana Quintanar.

Desde el pasado 9 de septiembre inició la planificación y hace 15 días la delimitación del espacio, que por primera vez se utiliza en una vialidad del DF, como ya ocurre en vialidades como en Times Square y Broadway.

Con el proyecto aplicado de los cinco carriles que tenía avenida 20 de Noviembre, solo le quedan tres.

Sin embargo, el modelo del Traffic calming measures, considera el balizamiento en curvas y espacios para aparcamiento, lo que desconcierta a los automovilistas.

“Es difícil saber por dónde circular, de repente está marcada la vialidad, pero hay tramos donde no hay y vas como en zigzag. Creo que las autoridades deberán tener un protocolo para poder circular por esta zona”, indicó Araceli Juárez, automovilista.

“Hay que estar de acuerdo en que todos en algún momento somos peatones, pero sí pediría que antes de poner en marcha la reducción de carriles, porque supongo que es para dejar el automóvil, las autoridades hagan que el transporte público sea eficiente porque en el Centro Histórico es una porquería”, manifestó otro conductor, Ricardo Piena.

Aunque el proyecto indica que se debe beneficiar al peatón, justo frente a la oficina del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, se dejó un espacio sin balizar para que pueda bajar de su vehículo en los carriles de alta velocidad.

Incluso para los peatones son desconcertantes las delimitaciones del espacio, pues en las esquinas se reducen los espacios para cruzar.