Ruido “quita años de vida”, advierte especialista

El doctor Gonzalo Corvera Behar, cofundador y director del Instituto Mexicano de Otología y Neurotología, plantea “pulir” las leyes en la materia; sobre todo, acatarlas.

Ciudad de México

La pérdida de audición por exposición al ruido es permanente, no existe forma de revertirla, advierte el doctor Gonzalo Corvera Behar, cofundador y director del Instituto Mexicano de Otología y Neurotología, por lo que insta a la población y autoridades a la aplicación de medidas eficaces de prevención.

Destaca la importancia de que la gente tome conciencia de que el ruido afecta su salud, ya que se llega al grado de que la exposición durante el sueño, por ejemplo, “quita literalmente años de vida, aumenta problemas de presión arterial, hay mayor incidencia de infarto al miocardio, aumenta la depresión de personas y la ocurrencia de muertes prematuras”.

En entrevista con MILENIO, el también director de la Asociación Mexicana para la Audición “Ayúdanos a Oír” o AMAOír, dice que en materia legislativa y en la aplicación de medidas para disminuir los daños del ruido en la salud, en México “ya estamos avanzando”, en particular en el Distrito Federal, pero “todavía nos falta muchísimo”.

"Avanzamos, pero nos falta muchísimo" contra la contaminación auditiva.


El especialista tiene claro que “lo más importante es que la gente sepa que es algo que le afecta a su salud”, porque a los gobernantes la población les tiene que decir lo que se quiere que hagan.

Ensordecedor comercio ambulante

De ahí que “necesitamos que la gente tenga conciencia, que es importante el ruido ambiental, que tengan conciencia del ruido que cada quien produce, de cómo puede afectar a los demás”.

Corvera Behar considera que en lo inmediato la legislación en la materia se tiene que pulir, pero sobre todo que “se acate, que haya las inspecciones que debe de haber” y ver la manera de reducir el ruido en la calle, principalmente.

“En términos del número de personas que llegan a estar afectadas por el ruido de la ciudad, no me extrañaría que el número uno fuera por el ruido de comercios ambulantes”, dice.

Cabe recordar que ya en 2008, la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal, hizo la “Medición de las afectaciones generadas por ruido por la presencia de comercio informal en el primer cuadro del Centro Histórico de la Ciudad de México”.

“De acuerdo con las mediciones puntuales de ruido que realizó la PAOT en los años 2007 y 2008, el Centro Histórico de la Ciudad de México se puede considerar como un sitio que presenta un nivel de ruido considerablemente alto, por ser un lugar muy dinámico con respecto a la diversidad de actividades que se realizan diariamente en este entorno.

“Con base en las mediciones de ambos años se concluye que el promedio de decibeles para el primer cuadro del Centro Histórico de la Ciudad de México está por encima de 70 unidades dBA (decibeles), cifra que la OMS reporta como el límite superior  sonoro, al aire libre en el caso de tener presencia de comercio y tráfico”, registra el documento, entre otros resultados que “no se pueden considerar del todo concluyentes”.

Corvera Behar tiene en su haber más de 700 implantes cocleares, es decir, implantes quirúrgicos de un pequeño dispositivo que transforma los sonidos en impulsos eléctricos, que a su vez estimulan las fibras nerviosas de la cóclea, nervio auditivo que transmite las señales al cerebro, donde se interpretan como sonido.

Ley y tecnología

El otorrinolaringólogo considera que la Ciudad de México es ruidosa; sin embargo, “hay peores”.

Y plantea que lo importante es saber de dónde proviene el ruido en una zona en particular para controlarlo, mediante su disminución o  con el aumento de su reabsorción.

Pone como ejemplo una fábrica que produce mucho ruido, la cual tendría que cambiar su maquinaria por una que produzca menos contaminación auditiva, pero esto puede resultar económicamente inviable.

No obstante, dice que se pueden utilizar pantallas acústicas que reducen la cantidad de ruido hacia el exterior, las cuales pueden adecuarse al presupuesto existente.

Sabe de un caso en la colonia Condesa, donde un establecimiento nocturno tiene paredes, diseño arquitectónico y materiales que impiden la filtración del ruido al exterior.

“Se necesita que así estén todos (los establecimientos de ese tipo), tiene que haber la ley”.

Existen ya tecnología, materiales y arquitectura contra el ruido.


Lo que tiene claro es que “la tecnología existe, los materiales existen, la arquitectura existe”, y ahora hay que legislar esto e instrumentarlo.

El doctor Gonzalo Corvera Behar advierte: “Si pierdes audición por ruido, no hay forma de revertir el daño, el daño es permanente. Los auxiliares auditivos solo te van a ayudar a sobreponerte al daño; entonces, lo que queda es prevención”.

Por ello recomienda a los jóvenes, principalmente, que suelen tener puestos los audífonos la mayor parte del día, a reducir la intensidad de lo que escuchan.

Pero de igual manera, la gente que trabaja y en el trayecto de una o dos horas hacia su centro de labores sabe que será sometida a ruido intenso, el uso de tapones para los oídos es una forma de prevenir daños por contaminación auditiva.

El especialista refiere que todos tenemos pérdida auditiva con los años, pero hay gente que llega a los 90 años de edad escuchando bien “y hay gente que desde los 40 ya necesita aparato”.