Constitución de CdMx debe ser “incluyente”

La definición de Mancera es “equivocada”: director del Instituto de Investigaciones Jurídicas.
El ex rector de la UNAM y coordinador del grupo asesor externo.
El ex rector de la UNAM y coordinador del grupo asesor externo. (Mónica González )

México

Juan Ramón de la Fuente y Pedro Salazar Ugarte rechazaron que la futura Constitución de la Ciudad de México sea solo de izquierda, toda vez que se incluirán distintas concepciones sociales que convergen en la capital del país.

En entrevista con MILENIO, los integrantes de la Comisión Redactora de la legislación indicaron que la definición dada por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, es "equivocada" porque debe ser incluyente.

El pasado 20 de enero, el mandatario capitalino se refirió a la próxima legislación como un "documento que tiene que ser progresista, con una perspectiva de libertades, con una perspectiva de los derechos ya ganados por la Ciudad de México, con una visión de futuro en el desarrollo de la capital. Habrá todo un apartado que tendrá que ver con los derechos fundamentales y otra parte programática, de izquierda".

En ese sentido, el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y actual coordinador del grupo asesor externo, encargado del contacto e inclusión de los sectores de la sociedad de la CdMx, detalló que el texto de la Constitución local debe ser progresista y lo más moderna posible para evitar que sea modificada a la brevedad.

Descartó que tenga un perfil solo de izquierda. Prueba de ello es que la Comisión Redactora que presentó Mancera está conformada por personajes con diversidad de opiniones e inclinaciones ideológicas.

"Tiene que ser una Constitución incluyente, no puede estar adscrita a una sola concepción porque la Ciudad de México es plural, diversa y eso debe reflejar el documento.

"Debe ser un texto progresista, que mire hacia delante no hacia atrás, y que procure ser lo más moderno posible para que sea un texto que no necesariamente tengamos que enmendar en 15 días. Entonces, si es una Constitución moderna, progresista, incluyente, en la que participen expertos y voces ciudadanas conocedoras de los temas, creo que podemos hacer un buen texto y que nos dure y sirva, porque los que habitamos esta ciudad también estamos deseosos de tener una buena Constitución", dijo.

En ese sentido, reconoció la apertura de Mancera para retomar las iniciativas que surjan desde la sociedad civil, pues dan gran valor al sistema democrático.

"Ante un proyecto tan importante que pueda atraer voces ciudadanas que opinen sobre temas muy específicos, qué vamos a hacer con la educación, con la salud, con la ciencia, con los derechos humanos; me parece que es muy buena la posibilidad de que haya voces expertas en estos temas, que desde la sociedad opinen y enriquezcan el proyecto", puntualizó.

Por separado, Salazar Ugarte, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, subrayó que la Constitución de la CdMx no debe privilegiar una parte ideológica.

"Esa es una definición equivocada, puede y debe ser una Constitución incluyente, porque las constituciones son de todos, y en esa medida, para que quepamos todos, tienen que ser documentos en los cuales de una o de otra forma haya cabida para las distintas concepciones de lo social", dijo.

Afirmó que la Asamblea Constituyente "no puede dar marcha atrás" a temas como los derechos sexuales y reproductivos, de diversidad sexual, así como la interrupción del embarazo.

"No será una Constitución que se escriba de la nada, de cero, sino que de alguna forma debe respetar un cierto marco de contenido.

"A pesar de eso hay unos ámbitos temáticos donde se puede hacer un desarrollo interesante, por ejemplo, todo el caso de los derechos humanos, que es un asunto que puede tener un desarrollo relevante, es un tema del que pueden emerger fórmulas normativas de vanguardia, progresistas e incluyentes", aseveró.

En ese sentido, llamó a explorar nuevos mecanismos para fortalecer la agenda de transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción que son, a su consideración, nichos temáticos en los que se puede avanzar.

Sobre la forma, Salazar Ugarte propuso crear un texto legal, claro, preciso, breve, conciso y accesible para que cualquier ciudadano, sin ser un especialista en derecho, se sienta propietario, orgulloso y parte de su Constitución.