Conflicto con documentación federal al cambiar apellidos

El director del Registro Civil, Héctor Maldonado, señala que lo que se complicará es la cuestión de los formatos, como en el caso del SAT, los pasaportes y las cédulas profesionales.
Dudan que aumente la burocracia en el Registro Civil.
Dudan que aumente la burocracia en el Registro Civil. (Jesús Quintanar)

México

El 98 por ciento de las personas que son registradas en la Ciudad de México poseen primero el apellido paterno y posteriormente el materno, por lo que en caso de aprobarse la iniciativa de ley que busca que las parejas decidan el orden de los apellidos de sus hijos, esta situación se modificará y se prevé que traerá conflictos con los documentos de tipo federal.

Así lo previó Héctor Maldonado, director del Registro Civil del Distrito Federal, quien aclaró que este hecho se da por el desconocimiento de los ciudadanos, pues en el Código Civil del DF no se especifica que por obligatoriedad se tiene que colocar primero el apellido paterno y después el materno.

"El artículo 58 del Código Civil del DF menciona que todas las personas que se registren en el Distrito Federal tendrán que tener nombres, apellidos paterno y materno, pero no nos dice en qué orden, es decir, dejaba abierta la posibilidad de poner el orden de los apellidos.

"Tradicionalmente las personas siempre registran primero el apellido paterno y luego el materno; ahora se abre la posibilidad de que la pareja pueda decidir un cambio en el orden", puntualizó.

En entrevista, el funcionario capitalino detalló que el 2 por ciento restante corresponde a madres solteras o a parejas del mismo sexo que realizan este trámite.

Maldonado descartó que en la Ciudad de México existan conflictos de tipo administrativo o algún otro tipo de confusión derivado de la posible reforma al artículo 58 de dicho código; sin embargo, aseveró que en documentación federal el formato es diferente a los locales.

"En el Distrito Federal no creo que exista ningún problema, el formato del acta no aparece como apellido paterno y materno, lo tenemos como primer y segundo apellidos derivado de la aprobación de matrimonios del mismo sexo realizada en 2008.

"Lo que se nos conflictúa es la cuestión de los formatos federales, como es el caso del SAT, pasaportes, cédulas profesional, pues ponen primero el apellido paterno y luego el materno, así literalmente", explicó.

Maldonado aclaró que según la iniciativa aprobada en comisiones este martes, se contempla que en caso de que las parejas no se pongan de acuerdo quedará la regla general, es decir apellido paterno primero y después el materno, previa orientación del juez del Registro Civil.

También descartó que vaya a aumentar la burocracia en el Registro Civil del Distrito Federal por esta iniciativa, pues recordó que solo se aplicarán las modificaciones a partir de la publicación de esta ley aprobada en la Comisión de Administración y Procuración de Justicia de la ALDF.