Por 20 pesos, prometen a maestros que entenderán leyes

En el plantón de maestros, Doña Rosa vende folletos informativos para entender las reformas educativa y laboral, que en realidad son decretos de ley. 

Ciudad de México

En el plantón de los maestros en el Monumento a la Revolución una señora con sombrero de palma coloca sobre la lona azul un folleto que dice "Todo sobre la reforma educativa"; al lado "Ley del Instituto Nacional para la Evaluación" y "Todo sobre la nueva reforma laboral". Se venden a 10 pesos y a 20 los más gruesos.

Alrededor de ella hay cientos de maestros de Oaxaca que piden -según a quien se le pregunte- que les paguen salarios vencidos, justicia por la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa y la derogación de la reforma educativa que se aprobó en 2013.

Rosa María Martínez no sabe por qué se manifiestan los maestros, pero de todas las cosas que podrían vender, a ella y a su jefe se les ocurrió ofrecer folletos con leyes porque "muchas veces los maestros buscan libros de estos para poder entender su ley".

Aunque en la portada los folletos, libritos de no más de 30 páginas impresos en papel revolución, ofrecen al lector todo lo que se necesita saber sobre la reforma educativa o laboral, en realidad son los artículos que cambiaron con la reforma a la Ley Federal de Trabajo, la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la iniciativa de reforma educativa.

Al lado de Rosa María otra mujer vende lentes de sol. Al final de los dos puestos, un hombre de camisa roja y gorra gris sentado sobre una cubeta volteada vigila que cobre las revistitas.

Doña Rosa dice que como empleada de limpieza en una empresa en la que trabajó el año pasado ganaba 1,200 pesos a la quincena, mientras que en el puesto ambulante de panfletos gana 1,500 a la semana más la comisión que me le dan por las ventas.

"Siempre he estado de limpieza, pero en las empresas en que he entrado optan por sacarnos el mes de noviembre para no darnos aguinaldo ni seguro, entonces yo busqué este trabajo, pregunté y me contrataron y me va mejor porque lo que ganaba en la quincena lo estoy sacando a la semana", dice.

Doña Rosa y su jefe van a comprar los folletos al Centro Histórico y luego los re venden en marchas, manifestaciones y plantones en el Distrito Federal.

Los folletos que más se venden son el de "Todo sobre la nueva reforma laboral" y "Todo sobre la reforma educativa. Conoce todos tus derechos".

Además del plantón de maestros de la CNTE en el Monumento a la Revolución, Rosa María, su jefe de la cubeta y la otra vendedora venden sus productos en otras marchas. Dice que tienen un puesto fijo, pero que se mueven a las manifestaciones en cuanto saben que habrá alguna.

-¿En qué marchas ha estado?

"En todas las marchas de los maestros, de los estudiantes del Poli, de los normalistas, que van al Zócalo y se vienen para acá (al Monumento a la Revolución), todas esas", dijo.

Lo maestros de la CNTE llegaron el lunes a la Ciudad de México y realizaron un campamento en el Monumento a la Revolución para exigir el pago de salarios a 31 mil 500 profesores. Durante estos tres días, el plantón estuvo lleno de vendedores ambulantes, entre ellos el puesto que atiende doña Rosa.

"Este trabajo es pesadito, pero es mejor a la semana y es de lunes a viernes", dijo.

Dice que no sabe por qué están los maestros en el Monumento a la Revolución, pero sí se da cuenta que la venta de panfleto es un producto atractivo en las marchas.

-¿Qué tal les va de ventas?

"Depende. Ahorita más o menos está. Hay veces que vendemos más, hay veces que no", dice.

Pero en un día de muchas ventas, el jefe de doña Rosa le da una comisión extra. .

-¿De a cuanto?, le pregunta un maestro que ya vino desde Oaxaca a protestar por la reforma que los libros de Doña Rosa prometen explicar. "De a 10 y de a 20", contesta Rosa.