'Chocan' denuncias y percepción por discriminación en el DF

Mientras que para los capitalinos son los indígenas, morenos y pobres los excluidos, la Copred informó que las denuncias por discriminación son en casos de embarazadas, homosexuales y discapacitados.

Ciudad de México

La exclusión de embarazadas, homosexuales y discapacitados encabezan las denuncias por discriminación en el Distrito Federal; sin embargo, la percepción de los capitalinos es otra al considerar que son los indígenas, morenos y pobres los grupos más vulnerables.

A dos años de su creación, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México (Copred) ha recibido 512 casos, de los cuales 397 corresponden a lo que va del 2013.

De acuerdo al informe enero-septiembre, 26 por ciento de las quejas por discriminación son contra embarazadas; 13 por ciento, por preferencia sexual; 11 por ciento, personas discapacitadas y 9 por ciento de los casos por género.

En contraste, una encuesta realizada por la misma dependencia en agosto, dio a conocer que los capitalinos consideran que los indígenas, gays, morenos y pobres son los más discriminados.

Las quejas por discriminación contra la comunidad gay son las únicas coincidencias entre percepción y denuncias presentadas, explicó la presidenta del Copred, Jacqueline L’hoist.

“Esto se debe a que este grupo es de los más activos en la defensa de sus derechos”.

Aclaró que la diferencia que existe entre la percepción y las quejas que se presentan se debe a la falta de difusión, ya que muchas veces la gente no hace nada cuando es discriminada, en otros casos, como en las comunidades indígenas, desconocen que existe una dependencia encargada de atender esa problemática.

“Muchas veces la discriminación es sin dolo, pero eso no te exime de la responsabilidad, no hay mala intención porque la discriminación forma parte de la cultura”.

Un equipo conformado apenas por 12 personas, liderado L’hoist, buscan prevenir la discriminación en el Distrito Federal, mismo que se verá superado el próximo año, pues estiman que las denuncias se incrementen.

Tras presentar una queja por discriminación, ellos abren un expediente e inician un proceso en el que se notifica al acusado, se realizan entrevistas, se valora la queja y de proceder se busca la conciliación entre ambos a través de la reparación del daño, el cual puede ir desde una disculpa pública hasta una compensación económica.

Los procesos pueden durar desde ocho horas hasta tres meses, ya que en ocasiones el supuesto discriminador se niega a reconocer la falta o la reconoce pero no acepta la reparación del daño.

De los 397 casos que se han presentado en el 2013, en solo 112 se inició un proceso por ser considerado un acto de discriminación y 98 por ciento se resolvió con la reparación del daño.

De no alcanzar la conciliación, el Copred cuenta con facultades para solicitar que se inicie un proceso penal.

“Nosotros tenemos facultades para iniciar un proceso penal, por eso realizamos la opinión jurídica, se la damos a la afectada y la asistimos ante el Ministerio Público para que levante la denuncia penal.

“En dos ocasiones no se alcanzó la reparación del daño, un caso de una mujer embarazada y otro por antisemitismo y estamos preparando una de transgénero”, advirtió Jacqueline L’hoist.

[b]Casos en las dependencias del GDF[/b]

La titular del Copred, Jacqueline L’hoist, reconoció que son los elementos de seguridad del Sistema de Transporte Colectivo Metro y Metrobús, como los más acusados de discriminar a jóvenes y personas de la tercera edad.

Explicó que entre las quejas se reciben es que los policías capitalinos llegan a ofender o insultar; sin embargo, solo se levanta la queja y no le dan seguimiento, por lo que en muchas ocasiones no hay forma de buscar la reparación del daño.

Por ello, el Copred inició el primer seminario taller para sensibilizar a estas dependencias, el cual tuvo una duración de 30 horas y tuvo como ponentes especialistas de Colombia, Cuba y Costa Rica.

Al seminario asistieron 360 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal y 140 servidores públicos de diversas dependencias locales.