Cendi cuida a menores entre cucarachas y tanques de gas

El área de Protección Civil de la demarcación emitió una alerta de alto riesgo para el centro infantil hace tres meses, ahora depende de otras instancias para su mantenimiento.
La instancia infantil cuenta con más de 60 años de antigüedad.
La instancia infantil cuenta con más de 60 años de antigüedad. (Omar Franco)

En el cruce de las calles Londres, Florencia y Liverpool se ubica el Mercado de Artesanías Insurgentes y, dentro, uno de los 21 Centros de Desarrollo Infantil (Cendi) que administra la delegación Cuauhtémoc, un inmueble que alberga a 42 niños entre tanques de gas, respiraderos de cocinas y fauna nociva. Está clasificado como de alto riesgo por Protección Civil.

La estancia infantil tiene una antigüedad de 60 años, fue construida en un principio para albergar a los hijos de comerciantes, pero actualmente también la gente externa hace uso de los servicios de guardería.

El lugar representa un peligro para los 42 menores de entre 3 y 5 años, quienes ahí se encuentran desde las 8:00 y hasta las 15:00 horas.

En un recorrido se constató las condiciones inseguras en las que se presta el servicio, por lo que la delegación buscará reubicarlo a otro centro infantil de manera temporal hasta que se mitiguen los riesgos.

El reporte de riesgos emitido por la Dirección de Protección Civil de la Cuauhtémoc el 20 de octubre señala que "en el lado sur existe un hotel de 14 niveles a escasos 10 metros, 20 tanques estacionarios de gas LP, de 300 kilogramos cada uno, a menos de cinco metros de la estancia".

Además, en los tableros y centros de carga del mercado existen cables eléctricos sueltos, sin entubar y a causa de la filtración de agua se colapsaron 2 metros cuadrados de yeso del tanque elevado de 10 metros de altura que se encuentra en el techo del Cendi y que hasta hace unos días tenía una fuga de agua.

También, en el patio del centro "se percibe un fuerte olor a peróxido de carbono, ocasionado por la salida de las tuberías de las cocinas, respiraderos que se encuentran en el área de juego y en una pequeña bodega, donde se guardan algunos de los materiales didácticos", en los que MILENIO observó la presencia de cucarachas.

Las ocho educadoras que laboran en el lugar reconocieron que las condiciones son un peligro para los niños, aunque aseguraron que mantienen altos estándares de limpieza para salvaguardar a los infantes.

La resolución también precisa: "Por lo antes expuesto, esta Dirección de Protección Civil refiere que estructuralmente las condiciones colaterales del hotel, el tinaco elevado y la cercanía de los tanques estacionarios de gas al inmueble lo ponen en una situación de alto riesgo" y requiere reubicación.

Además, recomienda fumigar y reparar las fugas del tanque elevado, mismas que ya se hicieron, y la intervención de las direcciones generales que correspondan, como Desarrollo Social y Obras y Servicios, para que hagan los trabajos necesarios.

En entrevista, la titular de Protección Civil en la Cuauhtémoc, Cynthia Murrieta, dijo que el dictamen es resultado del reporte de riegos en la demarcación, donde se ubicaron 110 edificios delegacionales con daños, incluida esa estancia.

"Este Cendi presenta un alto riesgo de acuerdo con la evaluación que ya presentamos al jefe delegacional, Ricardo Monreal, y ha tomado acciones para reubicar esta estancia e iniciar los trabajos de rehabilitación", aseguró.

Explicó que además de los tanques estacionarios, el hotel y el tanque de agua, preocupa la tortillería que está a un costado del acceso a la guardería, local que hace años tuvo un siniestro a causa del gas, aunque no pasó a mayores.

Los menores serán reubicados a un Cendi que tiene dos años cerrado y se encuentra también dentro de un mercado, el Cuauhtémoc; sin embargo, dijo, éste sí cuenta con las medidas de seguridad.

Murrieta aclaró que ahora depende de las direcciones de Desarrollo Social y de Obras y Servicios de la demarcación hacer los trabajos de mitigación.

"Hay otro Cendi, que es el Cuauhtémoc, que está cerrado, se encuentra en remodelación y es donde serán reubicados; el otro es el Mapimi, que también ya fue intervenido, serán los tres casos de los 20 que están operando actualmente, son los más relevantes y en los que ya está trabajando la delegación", explicó la funcionaria.

Esther Aguilar, locataria del Mercado de Artesanías Insurgentes, quien ha hecho uso de los servicios de la guardería con hijos y nietos, pidió que esta vez sí cumplan.

"Que se pongan un poquito la mano en el corazón, si ya pasó una vez en un lugar, donde murieron muchos niños, no vamos a arriesgarnos", recordó.