CdMx lanza plan contra la pobreza alimentaria

Creará huerto en Iztacalco de 24 mil metros cuadrados. Habrá hortalizas, un bosque urbano de árboles frutales, comedor comunitario y darán talleres.
El Zócalo tiene este fin de semana un área verde: un huerto urbano.
Un huerto urbano, ubicado en el Zócalo (Archivo) (Cuartoscuro)

México

En un área de 24 mil metros cuadrados de la Ciudad Deportiva, la Secretaría de Desarrollo Social de la capital, pondrá en marcha el proyecto Espiga CdMx para abatir la pobreza alimentaria, a través de la producción comunitaria de alimentos, talleres sobre huertos urbanos y nutrición.

La inversión del proyecto es de 10 millones de pesos e incluye, en una primera etapa, el acondicionamiento de dos invernaderos, camas de cultivo, un espacio intensivo de aeroponía (Hortitowers) para cultivar hortalizas, un "bosque comestible" de árboles frutales y la construcción de un comedor comunitario.

"Lo que estamos buscando con este lugar es contribuir al mejoramiento de la seguridad alimentaria urbana y a la sostenibilidad de los sistemas alimentarios locales mediante la capacitación de las personas para que puedan producir sus alimentos dentro del entorno urbano e instruir a la sociedad en temas alimentarios, nutricionales y ambientales", explicó a MILENIO el encargado del proyecto, Daniel Seedorf.

El proyecto Espiga CdMx estará ubicado en la delegación Iztacalco, donde las cifras oficiales marcan que hay 103 mil 550 personas en situación de pobreza, 5 mil 762 viven en pobreza extrema y 56 mil 243 tienen carencias por acceso a la alimentación.

Se prevé que el lugar comience a operar en marzo del próximo año. El objetivo es beneficiar a 4 mil 500 personas del oriente de la ciudad mensualmente, las cuales podrán inscribirse a los diferentes talleres o bien únicamente entrar al comedor comunitario, aseguró Seedorf.

De acuerdo con el proyecto —al que MILENIO tuvo acceso—, dotarán de capacidades a las personas para que produzcan sus alimentos, contribuirán a la seguridad alimentaria e impartirán clases con académicos y diversas organizaciones civiles.

Además, el complejo contará con un laboratorio de investigación en salud alimentaria, uno de cultivos urbanos, tienda comunitaria y acceso a canastas nutritivas. Los productos que se cosechen abastecerán el comedor comunitario.

"Se busca abatir la pobreza alimentaria y generar este acceso a la alimentación que son en lo que ayudan estos proyectos de huertos urbanos, pero aquí lo queremos llevar más allá porque el espacio va a contar con captación pluvial va a contar con tratamiento de aguas residuales, va a ser un concepto sustentable", dijo el encargado del proyecto.

En una segunda etapa, el proyecto contempla la instalación de un sistema lagunar para almacenar agua y dirigirlo tanto a los invernaderos como a las camas de cultivo.

La idea es que todo el complejo cuente con un sistema de captación pluvial para dotar con agua de lluvia los 24 mil metros cuadrados. Además, la construcción de los salones donde se impartirán los talleres.

"Nosotros estamos diseñando este plan de trabajo con las organizaciones no gubernamentales y la academia. Algunos van a acceder solo al comedor si no les interesa aprender, el comedor funcionará como los otros comedores con un costo de 10 pesos y todas las personas interesadas a participar en estos proyectos de lunes a domingo van a contar con horarios para sus clases", concluyó Seedorf.

A principios de 2014, el gobierno local impulsó el programa El campo en casa, agricultura familiar, periurbana y de traspatio, el cual consiste en la instalación de huertos urbanos, granjas con especies menores y siembra de árboles frutales.

El principal objetivo de esta acción que se ha extendido también a unidades habitacionales para brindarle a las familias vulnerables una alternativa para de sustento con la producción de alimentos propios.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]