Cambio de trenes, origen del problema en Línea 12

ICA, Carso y Alstom reiteran incompatibilidad entre ruedas y rieles.
Representantes de las empresas en la ALDF.
Representantes de las empresas en la ALDF. (Javier García)

México

Representantes de ICA, Carso y Alstom, el consorcio que construyó la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, negaron que haya daños estructurales en la obra e insistieron en que el problema se debe a la incompatibilidad de los rieles con las ruedas.

Al comparecer ante la Comisión Especial Investigadora de la ALDF, señalaron que esta falla se debe a que se cambiaron los trenes, es decir, que se usaron otros a los planeados originalmente.

"Manejar el término fallas estructurales es un error, porque da la impresión a la gente de que las estaciones van a colapsar, de que el viaducto elevado se va a caer y no es así; hay un problema de compatibilidad entre la vía y los trenes, eso es lo que hay que resolver, pero nunca hubo ni hay riesgo de descarrilamiento", señaló Gabriel Ibarra, vocero del consorcio.

Los otros representantes del consorcio son Ricardo Moscoso, Miguel Ángel Ramírez y Rodelmar Ocampo. Los cuatro insistieron en que los problemas del "desgaste ondulatorio acelerado" que presenta la Línea 12 es por el cambio de trenes que en un principio se tenían previstos.

"En 2008 los datos que recibió el consorcio eran de un tren tipo de ocho carros y de 151 metros de largo; el actual es de 140 metros y siete carros, es decir, tiene menos ruedas, pero carga más peso en el eje; eso es lo que causó el desgaste", señaló Roldemar Ocampo, representante de Alstom.

En tanto, Ibarra dijo que las empresas constructoras fueron informadas muy tarde del cambio de trenes. "Ya muy avanzado el proceso de la construcción de vías conocimos el tipo de tren con el que se iba a operar; lo que nosotros detectamos fue un desgaste en las vías, el llamado desgaste ondulatorio acelerado, pero falta encontrar el problema de raíz", indicó.

"El diseño está bien"

El vocero aseguró que no tiene que modificarse el trazo de la vía en ningún punto, ni siquiera en las dos curvas prolongadas. "Ambas tienen un trazo perfectamente válido, según las definiciones de diseño que se toman en el mundo, no tienen nada de extraño; lo que hay que ver es si los bogies y el tren en su conjunto se inscriben correctamente en esas vías, hay que revisar el perfil de la rueda; tenemos la opinión de un experto que dice que el perfil no es el correcto", enfatizó.