Bomberos luchan también contra marchas y tráfico

Para atender una emergencia en la Ciudad de México se requieren 18 minutos, mientras en Sao Paulo, Brasil, se necesitan solo cinco.
Los bomberos arriesgan sus vidas cada vez que combaten un incendio de esta magnitud.
(Francisco Javier Cantú)

Ciudad de México

El Heroico Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal incumple protocolos nacionales e internacionales en el tiempo de respuesta para atender incendios u otro tipo de emergencias en cualquier punto de la ciudad, debido a congestionamientos viales provocados por plantones, marchas, obras públicas y tráfico vehicular; su tiempo de traslado es hasta de 18 minutos.

Bomberos de ciudades como Sao Paulo, Brasil, con 12 millones de habitantes, tardan en su desplazamiento de tres a cinco minutos.

Sumado a ello, cuando los bomberos mexicanos llegan al lugar del incendio encuentran que el hidrante, donde existe, está bloqueado por coches estacionados en las banquetas o por el comercio ambulante.

Otro elemento que agrava los servicios de emergencia es que los edificios carecen de cisternas construidas expresamente para almacenar grandes cantidades de agua para combatir algún siniestro, como sí existen en las ciudades de Nueva York y Los Ángeles, entre otras.

“En ciudades como Sao Paulo u otras de Estados Unidos tienen una tecnología muy avanzada; cuentan con estaciones de bomberos funcionales y calles ordenadas”, dice en entrevista con MILENIO el director de bomberos, primer superintendente, Raúl Esquivel.

Los tiempos de respuesta se dictan en protocolos internacionales y locales, y los bomberos de ciudades pequeñas o grandes luchan por reducirlos; por ejemplo, la atención de un incendio en Quintana Roo tarda hasta siete minutos, mientras que en La Habana, Cuba, el tiempo de respuesta es de hasta una hora.

Los puntos de referencia de Esquivel son las ciudades extranjeras. Él y parte de los cerca de mil 700 elementos —168 mujeres, 35 de ellas bomberos— han tomado cursos de capacitación o bien conocen a sus similares de otras ciudades.

Muchos de los insumos de los bomberos que llegaron a la Ciudad de México en diciembre de 1887 venían de Estados Unidos: sustancias químicas, carros-tanque, equipos de protección, entre otros.

ESTACIONES MODERNAS

Con esos ejemplos, Raúl Esquivel reconoce que la estación de bomberos instalada en el cruce de La Viga y Fray Servando Teresa de Mier desde hace 62 años ya no es funcional. Para esta gran ciudad se requiere de instalaciones amplias y modernas.

“Hay países que tienen estaciones actualizadas. Nosotros atendemos cerca de 60 mil eventos al año en comparación con instalaciones de Nueva York o Los Ángeles, donde atienden de 5 a 10 mil casos”.

En el primer caso existen entre 50 y 70 estaciones, en tanto que en la Ciudad de México apenas hay 15 y ninguna para incendios forestales, cuando existen seis delegaciones con este tipo de percances. Nueva York tiene alrededor de 9 millones de habitantes.

En Los Ángeles las estaciones de bomberos “son cerradas y cómodas y tienen vehículos más ligeros y rápidos. En tanto, nosotros tenemos vehículos de 10 o 20 mil litros de agua y allá el líquido lo encuentran en las cisternas de los edificios”.

En cada una de las estaciones de bomberos que se localizan en el DF hay entre 28 y 30 elementos en promedio.

Recordó que en Sao Paulo cuentan con más personal que en el DF, y en otras ciudades de EU el promedio es de 5 a 6 mil elementos. La diferencia es que en éstas participan voluntarios, lo que en el DF no sucede.

CAPACITACIÓN INTERNACIONAL

En materia de capacitación, los bomberos mexicanos están al día y gran parte de ellos son certificados por la ONU.

Ejemplo de ello es la preparación en rescate en edificios colapsados, para lo cual cuentan con 250 elementos; muchos de los cursos son impartidos por personal de la Oficina de Estados Unidos de Asistencia para Desastres en el Extranjero.

Cerca de 70 bomberos mexicanos han recibido capacitación en ese país en el manejo de sustancias peligrosas y 25 buzos se entrenan en Ecuador, además de que el Grupo Canino y el Grupo Vertical (rapel) han sido certificados por especialistas de Colombia.

Los buzos y el Grupo Canino de los bomberos del DF han participado en labores de rescate en Japón.

Los bomberos mexicanos adquieren en EU una solución química “que llamamos agua ligera, mezclada con líquido potable, que al momento de arrojarlo en espuma cubre el incendio y se hace una torta de espuma que ocasiona el enfriamiento del agua y cierra la entrada de oxígeno al foco del incendio”.

CARROS A LA MEDIDA

El jefe de bomberos presume el parque vehicular que los bomberos tienen en EU y anuncia que en breve llegarán al DF “seis carros-bomba con nueva tecnología. Estos son de 460 caballos de fuerza, para seis elementos, 5 mil litros de agua y toda la herramienta para combatir un conato de incendio o de grandes proporciones, o un choque con atrapados”.

México presenta los planos del carro que se requiere y los fabricantes de las ciudades de Orlando o Atlanta lo arman a la medida; el costo de cada uno es de entre 4 y 5 millones de pesos.

Otros 20 carros-tanque pequeños de 3 toneladas con bomba y pipas autónomas con manguera para 2 mil litros de agua, estarán llegando en noviembre próximo. Serán más ligeros y entrarán con mayor facilidad a calles angostas de la ciudad.  



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]