Asumirá GDF tarea de rehabilitar la Línea 12

Diputados lamentan ausencia del procurador Rodolfo Ríos, quien “desestimó el llamado”.
La priista Martha Gutiérrez y el funcionario capitalino.
La priista Martha Gutiérrez y el funcionario capitalino. (Javier García)

México

El Gobierno del Distrito Federal asumirá la responsabilidad de rehabilitar la Línea 12 del Metro y solicitará para ello un presupuesto “base” de 500 millones de pesos, aunque el costo “final y definitivo” puede ser mayor o menor, confirmó el secretario de Finanzas, Édgar Abraham Amador.

El funcionario garantizó que dicho gasto no tocará un solo peso de los programas sociales, de operación básica de la ciudad, ni de seguridad pública.

Al comparecer ante los diputados federales de la comisión especial para el seguimiento al ejercicio de los recursos federales destinados a la llamada Línea Dorada, el funcionario subrayó que los recursos para rectificar las fallas del proyecto provendrían de un ajuste al gasto corriente de la administración local.

Ello, independientemente de las sanciones económicas y penalizaciones que las autoridades correspondientes determinen aplicar a las empresas constructoras.

El titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, Rodolfo Ríos, estaba también citado a la reunión, pero finalmente se excusó por escrito de asistir al palacio de San Lázaro, con el argumento de que las investigaciones sobre la Línea 12 siguen abiertas y no se pueden ventilar.

“Lamentamos, señalamos y reprobamos la ausencia del procurador de Justicia, Rodolfo Ríos, quien fue citado a comparecer y desestimó el llamado de la comisión, escudándose en la secrecía de las investigaciones que se están realizando contra la Línea 12 del Metro”, cuestionó Ricardo Mejía, vicecoordinador de Movimiento Ciudadano.

Interrogado sobre las fuentes de financiamiento para la reparación de los desperfectos en el Sistema de Transporte Colectivo, Amador anticipó una serie de adecuaciones al presupuesto de la ciudad, particularmente en el gasto operativo no esencial.

“Vamos a ver aquí con los diputados si hay algo de recursos federales, pero básicamente vendrían de fuentes locales y a partir del siguiente año”, abundó el secretario.

—¿Tiene estimado un porcentaje de cuánto le tocaría a cada quién (gobierno federal y gobierno local)? —se le insistió.

—En principio, ahorita básicamente son fuentes locales, veremos con los diputados federales si procedería algún apoyo de este orden —atajó.

Édgar Abraham Amador descartó hacer uso de los recursos derivados del aumento a la tarifa del Metro para corregir las fallas de la Línea 12: “No. Los recursos del fideicomiso son exclusivamente para los proyectos consultados a los usuarios durante el proceso. Ni un centavo del fideicomiso va tomarse para esto”.

En su turno, el legislador panista Jorge Sotomayor emplazó al funcionario a incluir en el presupuesto del año entrante recursos para el pago de expropiaciones e indemnizaciones por viviendas afectadas por las obras, a lo que el responsable de las finanzas de la ciudad respondió afirmativamente.

La priista Martha Gutiérrez instó a su vez a Amador a precisar cuanto antes el costo total de las reparaciones en la Línea Dorada, sobre todo cuando la factura se cobrará a todos los habitantes de la capital.

En su intervención inicial, Amador detalló que la inversión del proyecto Línea 12 superó los 22 mil millones de pesos entre 2007 y 2013.

Precisó que alrededor de 14 mil 300 millones (65 por ciento) correspondieron a recursos federales y casi 7 mil 300 millones (33 por ciento) a endeudamiento local.

El organismo Proyecto Metro ejerció 18 mil 136 millones de pesos de la inversión total, mientras la Secretaría de Obras erogó los 3 mil 875 millones restantes, abundó.

Consorcio constructor rechaza liquidación

El consorcio constructor de la Línea 12, ICA-Carso-Alstom, rechazó la liquidación que ofreció el GDF a través del Proyecto Metro, al diferir por el monto y diversos conceptos, aseguró el titular de la Consejería Jurídica local, José Ramón Amieva.

Luego de comparecer en la ALDF, el funcionario subrayó que los tiempos jurídicos se agotan a mediados de enero, por lo que se tiene que resolver en los próximos meses.

De acuerdo con autoridades del GDF, el Proyecto Metro inició el proceso de liquidación y finiquito del contrato con el consorcio constructor, en el que reclama el pago de 2 mil 500 millones de pesos por obra faltante y mal ejecutada. “Lo que se está señalando es la cantidad que deben de cubrir, de acuerdo con el proyecto ejecutivo y con otros elementos que no fueron atendidos de manera adecuada.

El funcionario capitalino destacó que no han recibido ninguna solicitud del Proyecto Metro para hacer efectiva las fianzas por vicios ocultos, pero si se llega a presentar el caso y las fianzas no son suficientes, se podrá ejercer algún acto de recuperación a través de una vía civil. En cuanto al arrendamiento de trenes, dijo que el CAF ha solicitado la intervención de un tercer perito para determinar las condiciones de cumplimiento.

(José Antonio Belmont/México)