CRÓNICA | POR LILIANA CAVAZOS | @LILIANACAVAZOS

Año Nuevo, precios nuevos; consumidores dejan productos

Los primero días con el IVA

En un recorrido por tiendas de conveniencia y supermercados, el presupuesto de algunos consumidores no rindió como antes, y, ante los nuevos aumentos decidieron comprar solo lo básico. 


Consumidores detectan incremento de precios en productos básicos
Cinthya Sandoval y su familia. (Liliana Cavazos)

Ciudad de México

Cinthya salió de casa con sus hijas y 400 pesos. Planeaba comprar los ingredientes para la cena de hoy, y además preparar ensalada de manzana, quería repetir la hazaña culinaria de Navidad, cuando su familia quedó satisfecha con aquél postre.

Pero al llegar a caja, Cinthya tuvo que dejar el kilo de manzana y los demás ingredientes.

“Iba a  hacer postre de manzana otra vez, pero ya no compré manzanas porque decía un precio y a la hora de pesarlo resultó otro y por eso ya no las compré, tuve que dejar la lechera y las fresas. El presupuesto ya no me alcanzó. Ahora resulta que hay que dejar cosas”, comenta a la salida de un supermercado en el extremo norte de la avenida Insurgente de la Ciudad de México.

Cinthya, al igual que otros consumidores detectaron incrementos en algunos productos. Otro caso fue el de Carolina López, quien cayó en cuenta cuando al pagar en caja encontró que el precio anunciado en el anaquel y lo que finalmente pagaría por un par de sobres de alimento para gato no era el mismo precio.

El anuncio decía seis pesos, pero al llegar a la caja el cobro por unidad fue de siete pesos y 20 centavos. Cuando reclamó al cajero la respuesta fue simple: los empleados de la tienda de conveniencia aún no cambiaban los anuncios de los precios, pero el sistema registraba ya los precios fijados para 2014, que incluye el IVA del 16 por ciento a alimento para mascotas.

Un refresco de siete pesos costaba ya ocho. Algunos clientes se percataban del aumento, sobre todo quienes pagaban con billetes y monedas.

Otro caso es el del señor Trejo, quien encontró incrementos al comprar pan dulce en un supermercado.

“No fue mucho el aumento, pero antes compraba la pieza de pan en 4.50 y ahora esta en 5.90” comenta.


Usiel Villamil y su familia. (Liliana Cavazos).

En tanto, otros consumidores como Usiel Villamil, no percibió incremento en los productos que adquirió.

“Nos respetaron los precios que estaban en anaquel, nosotros estamos acostumbrados a ver los precios e ir checando más o menos cuando es nuestro gasto. Pero ya no tardan en reflejarse los aumentos, solo que uno debe de prepararse porque los impuestos van a pegar mucho”, comenta.

En tanto, su esposa Guadalupe Hernández, explicó que ante situaciones como el IVA, la mejor solución es la administración.

“Tenemos que administrarnos porque no alcanza, hay veces que comparamos precios aquí y en otra tienda, tenemos que checar precios y checar hasta donde nos alcanza el dinero”, dijo.