CRÓNICA | POR CÉSAR VELÁZQUEZ

Manifestantes acaban con el pino de la Coca-Cola

Cercan de la Zona Rosa hasta Reforma

Los encapuchados se infiltraron en la marcha que realizaron jóvenes contra el incremento a la tarifa del STC.

Una de las estaciones donde se saltaron torniquetes fue Insurgentes.
Una de las estaciones donde se saltaron torniquetes fue Insurgentes. (Octavio Hoyos)

Ciudad de México

La marcha de jóvenes que protestaron contra el incremento de la tarifa del Metro terminó cuando un grupo anarquistas que se infiltró en la manifestación incendió el árbol Coca-Cola de la Navidad ubicado en el cruce del Paseo de la Reforma e Insurgentes.

Un grupo de estudiantes se concentró cerca del Monumento a la Revolución y pretendía dirigirse por avenida Juárez hacia el primer cuadro de la ciudad, para continuar sus protestas en estaciones del Metro como Bellas Artes, pero tres vallas de policías del Distrito Federal y camiones de la corporación se lo impidió a la altura del Hemiciclo a Juárez, por lo que regresaron y se dirigieron a Paseo de la Reforma.

Los anarquistas —encapuchados y agrupados alrededor de una bandera negra con rojo— comenzaron a aparecer en pequeños grupos de cinco cuando los policías ya no acompañaban la manifestación, y al llegar a la avenida Insurgentes los jóvenes con los rostros cubiertos lanzaron una bomba molotov contra el árbol navideño, el cual se quemó casi totalmente.

Todo empezó cuando los anarquistas se acercaron a las vallas de casi un metro de alto que rodeaban al árbol y jalaron una esfera metálica de poco más de un metro de diámetro. El resto de los jóvenes que se manifestaban les pidieron calma y no dar pretexto para descalificar la protesta, por lo que una joven les quitó la esfera regresándola a su lugar.

Eso provocó el enojo de los anarquistas que lanzaron el proyectil que terminó por incendiar el árbol. En ese momento no había un solo elemento de la Secretaría de Seguridad Pública local, quienes se concentraron en resguardar el Centro Histórico.

Antes que cualquier elemento policiaco llegaron los bomberos para acabar con el incendio
—quienes tienen su base cerca del lugar, sobre avenida Insurgentes en lo que fue el bar Lobohombo—, y 10 minutos después, cuando ya estaba apagado el fuego, arribaron al lugar al menos mil elementos del cuerpo de granaderos en camiones y patrullas con las torretas encendidas y las sirenas en señal de alerta.

Los anarquistas y los jóvenes manifestantes habían tenido tiempo para dispersarse. No obstante, se informó que fueron detenidos y trasladados a la agencia del Ministerio Público en Álvaro Obregón tres presuntos responsables de incendiar el árbol navideño, identificados como Luis Pedraza e Isabel de la Madrid Flores, mientras la tercera persona aún no había sido identificada.

Y es que cuando los granaderos llegaron, el Jefe Apolo ordenó establecer un cerco que abarcó la Zona Rosa, el circuito de Sullivan y Paseo de la Reforma, desde el Monumento a la Independencia hasta Insurgentes, formando un cuadrante en grupos de 40 o 50 elementos policiacos.

Más tarde, cuando la circulación vehicular se restableció, aún llegaban señoras con niños al lugar para observar el árbol navideño, el único al que tienen acceso porque en sus hogares no pudieron colocar uno.

Los niños, visiblemente tristes, solo atinaban a decir que quienes habían quemado el árbol eran unos malvados porque les habían quitado el arbolito y la Navidad.