Ambulantaje en el Metro, controlado por 15 líderes

Los cabecillas piden cuotas de 20 y hasta 100 pesos diarios, de acuerdo al producto que se venda. Operan en las 11 líneas y se disputan el manejo.
El GDF estima que hay 3 mil vagoneros, bocineros y pasilleros.
El GDF estima que hay 3 mil vagoneros, bocineros y pasilleros. (René Soto)

Ciudad de México

El Gobierno del Distrito Federal tiene identificados a 15 líderes de vagoneros, pasilleros y bocineros que operan en 11, de las 12 líneas del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

De acuerdo con un informe del GDF, los cabecillas son conocidos por sus apodos y por la violencia que ejercen y ellos son El Timbo y Los Carros (Línea 3), La Dulce (2), El Sánchez (8 y B) y El Christian (7 y 9).

Además El Camello (Línea 9), El Cuino (1), El Salo (6), El Chaparro (2), Juan, El Payaso (8), El Gato (2), El Oso y El Cacas (1), La Playboy (B y 3) y El Bizco.

También está la ex esposa de Alejandro Casabal, mejor conocido como El Tuercas, Rosa María Zapotitla Fierro, quien se disputa parte de la línea 1.

Cuando Casabal era el líder de comerciantes, los otros dirigentes respetaban un acuerdo para dividirse en territorios, estaciones y líneas del Metro, pero se rompió la regla cuando El Tuercas fue detenido en 2009 y remitido al Reclusorio Norte.

Casabal está acusado robo con violencia, secuestro exprés, abuso sexual, lesiones y extorsión, imputaciones que fueron hechas por vagoneros y bocineros.

De acuerdo con el gobierno, los 14 líderes fueron vendedores, pero “ascendieron” por el uso de la fuerza física. Ahora están a la cabeza de los 3 mil vagoneros, pasilleros y bocineros, quienes operan en dos turnos.

Los cabecillas operan mediante la intimidación para conseguir que los ambulantes cubran cuotas que van de 20 hasta 100 pesos diarios, dependiendo de los artículos que comercialicen. A los que no pagan los amenazan para que cumplan.

Incluso, los agremiados, que van desde 50 y hasta 300, entregan las cuotas fuera del Metro para evitar que sean descubiertos.

Por el ejemplo, El Timbo, que controla la zona norte de la Línea 3, cita a sus agremiados afuera de Indios Verdes o La Raza y llega siempre acompañado de cuatro personas, revelan autoridades del GDF.

Otro caso los hermanos Carros, quienes tienen el control del sur de la Línea 3; ellos citan a sus vendedores en las afueras del Metro Zapata.

Varios líderes han querido ocupar el puesto de Casabal, por lo que la Línea 1 es la que más divisiones tiene y está controlada por El Cuino, El Oso y El Cacas, estos últimos son conocidos por la violencia que ejercen contra sus agremiados y las autoridades. Su centro de operación está en la estación Balbuena.

Incluso varios de esos líderes controlan estaciones consideradas como “las buenas”, por el flujo de usuarios en las estaciones Merced, Pino Suárez, San Lázaro, Zaragoza, Salto del Agua y Balderas. Tiene agremiados a cerca de 50 comerciantes.

Ante la imposibilidad de ordenar a los vagoneros, el Metro integró a 590 policías para evitar el ingreso de los vagoneros a la Línea 1, la más antigua y segunda con mayor flujo de usuarios, pues supera los 800 mil por día, además de que se estima que ahí está el grupo más conflictivo.