Habitantes de Álvaro Obregón denuncian voracidad inmobiliaria

Los vecinos acuden a la Asamblea; temen que haya devastación urbana por construcciones.
Hay diversos complejos que se están edificando, por lo que afectados piden un plan de desarrollo.
Hay diversos complejos que se están edificando, por lo que afectados piden un plan de desarrollo. (Cinthya Stettin)

México

Vecinos de la delegación Álvaro Obregón entregaron este fin de semana a diputados de la Asamblea Legislativa l más de 2 mil 400 firmas de apoyo para exigir la suspensión de construcciones inmobiliarias irregulares que se encuentran en las avenidas Desierto de los Leones y Toluca.

Denunciaron ante la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana que en un año han identificado aproximadamente 89 obras ilegales, que equivalen a más de 7 mil viviendas, lo cual pondría en riesgo a familias de 35 colonias de la demarcación.

"Algunas de estas obras violan el uso de suelo, exceden el número de niveles a construir. Quieren sobrepoblar la zona y no lo vamos a permitir queremos una respuesta integral", explicó Rebeca Herrera, integrante de la Asamblea de Pueblo de Tetelpan Unido.

Aseguró que este movimiento es "ciento por ciento ciudadano" y lo único que buscan es detener la devastación urbana en la demarcación.

Entre sus principales demandas son están que no se entreguen más permisos de construcción, alto total a la depredación urbana y darle fuerza a la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la CDMX (Paot) para que pueda sancionar y modificar el programa delegacional de desarrollo urbano delegacional.

Asimismo, solicitaron fortalecer los servicios básicos y realizar las obras necesarias para mejorar la movilidad, por ello invitaron a autoridades locales a realizar un recorrido para que se cercioren sobre las problemáticas a las que se enfrentan constantemente.

"La mayoría de las obras están sobre barrancas. No se debe de acabar con los servicios ambientales que nos están prestando las barrancas. El gobierno debe consultarnos sobre cualquier modificación del programa urbano de la delegación", señalaron habitantes de la zona.

Tras varios intentos, en noviembre del año pasado, los habitantes tuvieron una reunión con la jefa delegacional, María Antonieta Hidalgo, quien les prometió realizar mesas de diálogo para llegar a un acuerdo y solucionar las inconformidades.

Además, detallaron que han asistido a las oficinas de la Secretaría de Movilidad, Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, Secretaría del Medio Ambiente, INVEA y han realizado protestas en las instalaciones centrales del gobierno capitalino.

No obstante, a la fecha no han respuesta alguna para comenzar a trabajar, por lo que tuvieron que asistir al recinto legislativo en donde se les dijo que los diputados locales serán el "puente entre la jefatura delegacional y otras dependencias. Se debe revisar obra por obra, no es congruente que se den permisos así. Hasta que no se aclare no se debe empezar a mitigar en los alrededores. Venden las viviendas con la promesa de que se llegará más rápido a Santa Fe, pero invito a los compradores a venir en horas pico. La vialidad está colapsada", expreso.

El cierre del Club Casa Blanca, terreno de 70 mil metros cuadrados, es una constante preocupación para los residentes pues se pretende construir un desarrollo inmobiliario, con lo cual 900 árboles estarían en riesgo de ser talados.