Garantiza Seduvi conservación de la Alameda Central

En el parque urbano más antiguo de América Latina se da mantenimiento a sus sistemas de riego e hidráulico, alumbrado, fuentes, calzadas, monumentos y hasta se retiran 500 chicles cada día.
La Alameda Central es considerada "pulmón" del Centro Histórico de la Ciudad de México.
La Alameda Central es considerada "pulmón" del Centro Histórico de la Ciudad de México. (Cuartoscuro-Archivo)

Ciudad de México

La Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda garantiza el mantenimiento y conservación de la Alameda Central, el parque urbano más antiguo de América Latina (1592), al atender sus sistemas de riego e hidráulico, alumbrado público, fuentes, calzadas, monumentos, mobiliario urbano, áreas verdes, control de fauna y hasta el retiro de 500 piezas de goma de mascar al día.

El titular de la Seduvi, Simón Neumann, informó que para la preservación de este "pulmón" del Centro Histórico y sitio emblemático de la Ciudad de México, cada año se hace una licitación pública para atender cada uno de los elementos previstos en el Plan de Manejo y Conservación, publicado en la Gaceta Oficial del Distrito Federal en 2013.

Explicó que en el aseo de 12 fuentes, por ejemplo, se desinfecta el agua para dejarla libre de bacterias y descartar cualquier riesgo de infección, ya que al ser uno de los atractivos principales son utilizadas por los niños para su recreación.

El retiro de chicles implica el uso de máquinas que expulsan vapor combinado con químicos especiales que los remueven con la ayuda de cerdas metálicas.

Cabe recordar que en junio pasado, la propia Seduvi informó que invirtió en un año casi un millón de pesos para retirar más de un millón 326 mil gomas de mascar del suelo de Plaza de la República, donde se asienta el monumento a la Revolución, por lo que se invierten 75 centavos para quitar cada chicle.

Con base en ese dato, el gobierno capitalino gasta más de 136 mil pesos al año para retirar las gomas de mascar de la Alameda Central.

Neumann hizo un llamado a los capitalinos a involucrarse en el cuidado del parque con acciones de conservación y uso responsable, ya que el disfrute social constituye la vocación principal del espacio público.

Dijo que una forma de contribuir a preservar la Alameda Central es evitar alterar o dañar sus elementos, mobiliario y jardines, además de evitar arrojar desechos en los pasillos.

Recordó que en ese bien cultural y patrimonial se tienen actividades culturales, y para su protección se prohíbe la preparación, venta y distribución de alimentos, así como ingresar mascotas, bicicletas y vehículos sin autorización, entre otros.