“Ahora ya todo está más controlado”, dicen padres

Mejora situación en la escuela de la niña amparada por 'bullying'.
El centro educativo está en la delegación Iztapalapa.
El centro educativo está en la delegación Iztapalapa. (Juan Carlos Bautista)

México

Padres de familia de la escuela primaria Centenario de la Restauración de la República, en Iztapalapa, en la que un juez federal concedió un amparo para la protección de una niña, víctima de bullying, confiaron en recuperar pronto un ambiente escolar sano.

Desde que el juez octavo de distrito en materia administrativa en el Distrito Federal, Fernando Silva García, resolvió en marzo pasado dictar medidas cautelares para proteger a la menor —que cursa el sexto año— tales como la supervisión en baños, vigilancia en los recesos y un maestro extra en el salón de clases, los tutores han advertido mejoras en todo el grupo.

"Ellos como escuela ya tomaron las medidas necesarias, ahorita ya está todo más controlado, no está como al principio. Sí ha habido avances, mi hija es lo que me comenta, que el niño agresor ya se ve un poco mejor. Mi hija se puede sentar al lado sin miedo, porque al principio no quería venir a la escuela, sentía mucho miedo", relató Lourdes Granados, madre otra niña afectada.

Ahora, refieren, se sienten más tranquilos después de que durante poco más de un mes los alumnos del sexto A, de la escuela de la colonia Progresista, padecieron el bullying, incluso el acoso sexual.

"Ella se quejaba que el niño les decía palabras obscenas. Yo lo único que les decía es que no les hiciera caso, hasta el día en que el niño se estaba masturbando y mi hija estaba sentada al lado de él y le dijo que viera.

"Ahorita ya hay soluciones en la escuela. Lo que peleábamos era que el niño tuviera ayuda y ahorita es lo que está teniendo", explicó Alejandra López, madre de otra de las niñas afectadas.

Como parte de las medidas la dirección del plantel también se renovó. Hace tres meses Mauricio Vega Vivas asumió como responsable de la escuela. El docente, quien presume 30 años de experiencia, aseguró que las medidas cautelares se han aplicado.

"Lo único que puedo decir es que los procesos se han seguido de acuerdo a lo que la ley establece, pero no puedo proporcionarles mayor información sobre el caso. La seguridad de los niños la garantizamos nosotros, pero la resolución de los problemas de bullying tienen que venir de la sociedad, de los padres de familia", indicó.

En entrevista con MILENIO, Ian Ibsen Castañeda, tío de la niña cuyo caso resolvió el juez, y quien funge como su tutor, relató que el acoso escolar comenzó desde el inicio de este ciclo escolar, en agosto de 2013, pero fue hasta octubre cuando la niña les comunicó la situación.

"El periodo escolar inició a finales de agosto, aproximadamente fueron un mes, mes y medio de agresiones. Pero no solo era a ella, fueron a varias personas, en los baños, en el propio salón y este niño recurría mucho a la parte sexual", señaló Castañeda.