Administración fraudulenta en 75% de los condominios

Los encargados operan en la ilegalidad, pues no se registran ante la Procuraduría Social pese a que según la ley en la materia es obligatorio
Los grandes conjuntos habitacionales también tienen problemas por la falta de cajones de aparcamiento.
Los grandes conjuntos habitacionales también tienen problemas por la falta de cajones de aparcamiento. (Daniel Cruz)

Ciudad de México

Poco más de 3 millones 500 mil personas que viven bajo el régimen de condominio en la Ciudad de México están expuestas a administraciones fraudulentas, ya que tres cuartas partes de los encargados de alrededor de 8 mil edificios y unidades habitacionales no se registran ante la Procuraduría Social del Distrito Federal (Prosoc).

De acuerdo con la dependencia del gobierno capitalino, serían al menos 6 mil los inmuebles donde gran parte de sus vecinos no saben en qué se invierten sus cuotas mensuales por concepto de mantenimiento.

Ese registro es obligatorio ya que así lo pide la Ley de Propiedad en Condominio de Inmuebles para el DF, y si no se registran están en una situación ilegal, señaló en entrevista con MILENIO el subprocurador de Promoción de los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales de la Prosoc, Osvaldo Ruiz Anaya.

Dijo que en “muchos casos se tiene conocimiento de fraudes y administraciones caciquiles” que lucran con las cuotas de sus vecinos.

La ley señala que los administradores y comités de vigilancia duren en el cargo tres años; sin embargo, hay casos de administradores que rebasan incluso los 15 años en el puesto.

Esto deriva en malos manejos del dinero, compras amañadas de materiales para mejoras de los edificios y apropiación de espacios comerciales y colectivos que son comunitarios.

Reveló que una vez que el GDF, publique las modificaciones a la ley que hizo la Asamblea Legislativa del Distrito Federal en el anterior periodo de sesiones, la Prosoc tendrá facultades de intervenir en esas administraciones donde se señalen fraudes; la dependencia podrá revocar administradores o auditarlos.

Dentro de sus funciones, la Procuraduría Social capacita a los administradores y comités de vigilancia de los inmuebles para arribar a una buena armonía vecinal; sin embargo, los cursos que otorga son pocos: este año han sido preparados apenas 2 mil administradores, “sí es algo mínimo”, aceptó Ruiz Anaya.

MÁS PROBLEMAS

Hay otros problemas que afectan a quienes viven en grandes unidades habitacionales de la ciudad, como Vicente Guerrero o Ermita Zaragoza, en Iztapalapa, Picos de Infonavit, en Iztacalco, o El Rosario, en Azcapotzalco, pero también de los que habitan las grandes torres o conjuntos en colonias de más alto nivel económico como la Condesa, Santa Fe o Bosque de las Lomas.

Esos problemas, a decir del funcionario, son incumplimiento del pago de mantenimiento, el ruido y la falta de cajones de estacionamiento. Esto da como resultado a diario enojos, riñas, acusaciones y quejas de vecinos ante la Prosoc. En muchos casos “no hay confianza en su administrador”, dice el funcionario.

De ahí la importancia de la capacitación de los administradores, tanto de los que son contratados por los dueños de los departamentos y que son de empresas externas, como de los que son elegidos en asambleas vecinales.

“De la falta de pago de mantenimiento derivan todos los demás problemas: 60 por ciento de las quejas que nos llegan es por el ruido de animales, vendedores, talleres, taconeos que molestan al vecino de abajo, gritos, entre otros”.

Otra situación que genera incluso violencia vecinal, es la falta de balizamiento en los cajones de estacionamiento cuando hay espacio para éstos, pues muchas unidades no los tienen.

Por ejemplo, en el conjunto habitacional Torres de Quiroga, en la Gustavo A. Madero, los vecinos colocan sus vehículos sobre las calles; hay zonas de la ciudad donde incluso “se apropian de espacios en vías primarias y secundarias, solo porque los inmobiliarios no diseñaron un estacionamiento.

“Esto representa un conflicto muy fuerte, pues además del poco espacio hay vecinos que dejan por años un coche viejo y no lo mueven, lo que genera un problema social importante: violencia y enfrentamientos entre vecinos”.

Ruiz Anaya informó que esa falta de cajones de estacionamiento, ocurre en 30 por ciento de los espacios de los condominios.